Decomisan 61 buches de Totoaba a un pescador furtivo en Mexicali

Elementos de la Semar interceptaron al sujeto, quien llevaba el producto con valor en el mercado negro de más de 400 mil pesos que era transportado en un costal de plástico. 

Mexicali

Elementos de la Marina Armada de México detuvieron a un pescador furtivo quien tenía en su poder sesenta y un buches de Totoaba (Totoaba macdonaldi) con valor en el mercado negro asciende a los 400 mil pesos, que ocultaba y transportaba en un costal de plástico (Ixtle).

La captura del pescador quien ya está a disposición del Agente del Ministerio Público Federal, se efectuó cuando fue interceptado por los elementos de la SEMAR, quienes hacían un recorrido de vigilancia por la escollera norte del muelle Fondeport, ubicado en el San Felipe, Baja California.

Al notar la actitud sospechosa del pescador, los marinos procedieron a revisarlo percatándose que en un costal ocultaba el citado producto marino solicitando la intervención de la Procuraría Federal de Protección al Ambiente quienes se encargaron de la especie del producto.

Con el costal en sus manos inspectores de la PROFEPA descubrieron que las partes encontradas eran 61 vejigas natatorias (buches) de Totoaba (macdonaldi), especie endémica de México que está en veda permanente, debido a que esta enlistada en la NOM-059-SEMARNAT-2010 con categoría de Peligro de Extinción (P), que arrojaron un peso total de 7.1 kilogramos y cuyo valor aproximado en el mercado negro es de 400 mil pesos.

En sus primeras declaraciones el pescador de 50 años de edad, originario y residente de San Felipe, manifestó que el producto marino que le fue incautado se lo pasaron de una lancha que posteriormente se retiró y que fue sustraído para su comercialización.

Una vez que el detenido quedo a disposición del AMPF como presunto responsable del delito de posesión y tráfico de ejemplares y partes de la vida silvestre en Peligro de Extinción con fines de comercialización, peritos de la Profepa como un elemento más de prueba en contra del indiciado aportaron el dictamen técnico pericial de identificación de la especie y solicitaron la coadyuvancia del caso, para realizar toda acción penal necesaria con el objetivo de fortalecer la averiguación previa.

De resultar responsable del delito que se le imputa, el pescador podrá pasar hasta 12 años en la cárcel y tendrá que pagar una multa de hasta cuatro mil días, como lo establece el Código Penal Federal.