Decomisan 17 toneladas de pepino de mar en QR

Es el mayor golpe contra el tráfico de esta especie en peligro de extinción, la cual se oferta en miles de dólares.
El molusco se incautó en aeropuerto de Cancún.
El molusco se incautó en aeropuerto de Cancún. (Especial)

Agentes de la Policía Federal  incautaron en el Aeropuerto Internacional de Cancún, Quintana Roo, un alijo de 17 toneladas de pepino de mar, considerado el mayor decomiso de esta especie en extinción, según la Comisión Nacional de Pesca.

El mayor decomiso anterior se registró en 2004, cuando efectivos aduanales de Tijuana detuvieron un cargamento de una tonelada y media.

El pepino de mar es un marisco equinodermo, clasificado como holothuroideo, que se encuentra en riesgo de extinción a causa de una fuerte depredación por la pesca furtiva que genera su alta demanda en países de Oriente y Europa, cuyas cocinas lo aprecian por su gran valor gourmet.

Se consignó a la Procuraduría General de la República a tres personas que tramitaban el embarque y habían transportado la mercancía en dos camiones alquilados a la empresa Ready to Rent, informó la oficina local de la Comisión Nacional de Pesca.

Policías federales detectaron el carácter irregular de la carga al encontrar que los documentos presentados para manifestar la procedencia legal del embarque resultaron apócrifos, por lo que el proceso fue detenido y la mercancía asegurada.

En el acta de decomiso se asienta que el cargamento tendría un valor en el mercado de unos 850 mil dólares. Sin embargo, la Conapesca estima que es mucho mayor, porque en el mercado internacional el kilo se cotiza en 500 dólares promedio.

El mercado asiático de pepino de mar se estima en más de 60 millones de dólares al año. La especie deshidratada alcanza 95 por ciento de las ventas en China, Hong Kong, Singapur, Taiwán, Malasia, Corea y Japón.

En México no está prohibida la pesca de pepino de mar, pero ante la depredación el gobierno federal estableció por decreto publicado en 1996 en el Diario Oficial, periodos de veda y lo declaró especie bajo protección, ante las proporciones reportadas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Además se mantienen reservadas debido a que aún se practica su pesca clandestina para enviar a otros países, especialmente a China.

Actualmente está abierta la temporada de captura del pepino de mar, que fue del 24 al 30 de abril y se amplió del 15 al 29 de mayo.

En Quintana Roo, Campeche y Yucatán el kilo de pepino fresco se paga a pescadores a 22 y hasta 25 pesos con tripas, y 30 pesos eviscerado. Si es procesado o “salcochado”, se cotiza hasta 300 pesos, pero el proceso reduce de 80 a 85 por cientos el peso y tamaño, explicó Martín Allora, pescador de Tulum.

El kilo del pepino seco, en proceso de 21 días de deshidratación al sol o en hornos, se vende a 130 dólares, pero también menguan 95 por ciento en tamaño y peso.

La pesca furtiva del pepino de mar en el Caribe mexicano se incrementó los últimos cinco años, debido a una merma de la población de la especie en Asia por los recientes tsunamis y la gran demanda del producto en aquella latitud, indicó un reporte de Conapesca

Esto ha sido capitalizado en el sureste por yucatecos encabezados por los comerciantes Martín Velázquez Cuevas, entre otros, y socios que compran a pescadores en pequeño miles de kilos.