Culpan normalistas al gobierno de Guerrero por muerte de sus compañeros

Estudiantes dicen que la embestida fue premeditada, además es resultado de la campaña mediática de desprestigio contra alumnos de Ayotzinapa.
Excequias de uno de los estudiantes normalistas que fue arrollado por un tráiler.
Excequias de uno de los estudiantes normalistas que fue arrollado por un tráiler. (Rogelio Agustín Esteban)

Guerrero

La sociedad de alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa responsabilizó al gobierno estatal del atropellamiento y muerte de sus compañeros, ya que de manera sistemática los han estigmatizado como delincuentes y resentidos sociales.

En conferencia de prensa, líderes de la sociedad de alumnos Ricardo Flores Magón señalaron que a las 14:30 horas del martes, un tráiler arrolló a un grupo de normalistas que pedían cooperación a los automovilistas sobre la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, en el municipio de Atoyac.

De acuerdo a los sobrevivientes, el camión con placas de circulación 932-AN-7 que era conducido por Benjamín Torres a exceso de velocidad, lo que constituye una primera irregularidad.

"La información recabada por los compañeros que presenciaron la embestida nos lleva a una conclusión, que la acción del conductor del tráiler fue premeditada, ya que el lugar donde ocurrieron los hechos es una recta y se tiene visibilidad a gran distancia, por eso es extraño que los arrollara".

Guillermo Hernández Castro, secretario general del Comité Estudiantes subrayó: "siempre en este tipo de actividades se hacen señales de reducción de velocidad, sin embargo, el chofer no detuvo la marcha, al contrario, aceleró la velocidad".

Remarcó que los estudiantes no estaban sobre la carretera, sino a un lado del carril, por lo que el conductor del tráiler se recargó sobre la orilla hasta golpear a varios con el vehículo.

"Le arrojó directamente el tráiler a los compañeros y no se detuvo aunque los arrolló, en cambio comenzó a reírse de manera burlona y trató de darse a la fuga".

Hernández Castro sostuvo que al momento del incidente pasó la patrulla 100059 de la Policía Federal, cuyos elementos solicitaron apoyo pero estos no se detuvieron.

Solicitaron el apoyo de un chofer que conducía un automóvil particular y con él alcanzaron al trailero Benjamín Torres.

La detención del conductor se dio en la comunidad de El Cayaco, municipio de Coyuca de Benítez.

De acuerdo a Hernández Castro, la detención la realizaron los estudiantes y fue hasta minutos después que arribaron elementos de la policía municipal, posteriormente policías estatales y militares.

Indicó que por último arribó el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Iñaki Blanco Cabrera, acompañado por Ernesto Aguirre, asesor del gobernador Ángel Aguirre Rivero.

"Este doble crimen es responsabilidad del estado, porque las actividades de pedir cooperación que los compañeros realizaban se deben a que no contamos con recursos económicos para realizar las prácticas y observaciones de campo, por eso para reunir el dinero nos vemos en la necesidad de salir a botear", explicó.

Culparon al gobernador Ángel Aguirre a Rivera por la muerte de los estudiantes Eugenio Alberto Tamarit Huerta y Freddy Fernando Vázquez Crispín.

"Desde que asumió la gubernatura se encargó de estigmatizarnos y satanizarnos, mostrándonos como delincuentes ante la sociedad por las movilizaciones que hacemos ante la cerrazón a resolver nuestras demandas", denunció el dirigente estudiantil.

"Esta es la consecuencia, los automovilistas no tienen cuidado en las carreteras porque el gobernador dio el aval para matarnos. No hay que olvidar que Ángel Aguirre Rivero no escatimó esfuerzos ni recursos para crear odio hacia los estudiantes de Ayotzinapa; primero nos dijo que teníamos rencor social, luego nos acusó de delincuentes y después de guerrilleros, poniendo en peligro nuestra integridad física".

Por ello, sostuvo que la muerte de los estudiantes Freddy Fernando Vázquez Crispín y Eugenio Alberto Tamarid Huerta es resultado de la campaña mediática de desprestigio impulsada contra los estudiantes de Ayotzinapa y las organizaciones sociales que los respaldan.