Promotores de Cruzada contra el Hambre exigen pago de salarios

Más de un centenar promotores del programa federal en Acapulco dijeron que se les adeudan seis meses de salarios, becas y otros apoyos.

Acapulco

Más de un centenar promotores de la Cruzada Nacional Contra el Hambre en Acapulco acusaron que se les adeudan seis meses de salarios, becas y otros apoyos.

Acusan que los pagos de las becas y salarios son inequitativos, pues a los de Acapulco les pagan más que a los de la región de la Costa Chica, además del grave problema de la inseguridad.

"Se nos adeudan cuatro meses de salario y nos parece injusto que no nos quieran pagar por algo que ya se trabajo y que hemos arriesgado nuestra integridad", reprocharon los promotores.

En conferencia de prensa en el auditorio "Alfonso Romero de la O", de la unidad académica de Contaduría y Administración, de la Universidad Autónoma de Guerrero, Blanca Janet Robles Molino y David Cardozo, promotores de la Cruzada Nacional contra el Hambre en la región de Acapulco, dieron a conocer la falta de pagos.

"Por este medio hacemos una denuncia por el adeudo que la Sedesol federal, tiene con los promotores comunitarios de las siete regiones de Guerrero. Mediante acuerdo firmado con la Universidad Autónoma de Guerrero se estableció que los egresados podían participar como promotores comunitarios realizando trabajos de asambleas, comités en colonias y comunidades, percibiendo por ello una beca-salario, que adeudan desde marzo", dijo Robles Molina.

Dijo que el convenio inicio en julio del 2013 y concluyó en julio de este año y solo les pagaron de manera puntual la cantidad de 6 mil 300 pesos mensualmente y desde marzo del 2015, se les dejo de pagar, aunque ellos siguieron laborando y aportando su tiempo y dinero.

Por lo anterior, exigen el pago y reembolso a la brevedad posible pues de lo contrario tomarán otras medidas para exigir su pago. Incluso dicen que tomarán carreteras si es necesario ya que este problema es de las siete regiones del todo estado.

Además, dijeron que el rector Javier Saldaña Almazán no tiene culpa del problema, pero tampoco ha intervenido, por lo cual le hicieron un llamado para que sea parte de la solución.

La última promesa de pago fue el pasado 21 de agosto, pero no ha ocurrido. "Hacemos está denuncia porque ni siquiera por los oficios y menos aún de la Comisión de Derechos Humanos, ni por las vías de carácter institucional, se nos ha dado una respuesta favorable, dijo David Cardozo.