Cruz Roja de Los Cabos solo tiene una ambulancia

Los paramédicos atienden las emergencias con un vehículo que les prestó el municipio de San José del Cabo.

Baja California Sur

A casi un año del huracán Odile y de recibir innumerables donativos, la Cruz Roja de los Cabos (Baja California Sur) solo cuenta con una ambulancia para ofrecer servicios de atención prehospitalaria, a habitantes y turistas de esta localidad cuya población es de 400 mil habitantes. Dicha unidad llego apenas el sábado pasado, tras 25 días de inactividad e incluso el vehículo se encuentra en calidad de préstamo pues pertenece a La comunidad aledaña de San José del Cabo.

La denuncia fue revelada públicamente hace unos días por Juan Gabriel Ramírez, coordinador de emergencias de la estación y quien renunció el jueves pasado, tras explicar a la prensa la crisis real por la que atraviesa esta institución. Hasta el momento la ausencia de la Cruz Roja ha sido subsanada por el cuerpo de bomberos de la localidad y servicios de ambulancias privadas. Así lo constató Milenio en un accidente de carretera ocurrido en el kilómetro 91 de la carretera Los Cabos-La Paz, donde los pacientes fueron atendidos primero por civiles, después por una ambulancia privada, posteriormente por los bomberos y al último, por la Cruz Roja.

"Ellos dieron a conocer que no tenían el servicio prehospitalario y hay que apoyarlos porque si no, va a sufrir la ciudadanía" explicó el comandante José Ramón Ledesma, capitán del cuerpo de bomberos de este municipio. "Porque estamos en una zona turística tenemos lesiones en vehículos, accidentes por alcohol como por ejemplo los spring breakers que no miden el alcohol y se accidentan", indicó.

Datos oficiales proporcionados por la propia Cruz Roja confirman que no realizaron trabajo de campo durante los últimos 25 días, por lo que un total de 125 servicios no fueron atendidos; sus cálculos estiman que un promedio de cinco llamadas diarias, estuvieron relacionadas con pacientes de trauma (accidentes automovilísticos, caídas, atropellamientos, etcétera). "Hasta el C4 del municipio nos confirmó que la Roja no tenía unidades disponibles, porque nos dimos cuenta que en los accidentes pasaban hasta diez minutos sin que ellos llegaran", precisó Ledesma. Por eso ahora los bomberos, atienden hasta 14 servicios por día entre San José del Cabo y Cabo San Lucas, cuando antes eran diez.

"¿Cuál crisis?"

"La Cruz Roja no está en crisis, lo que pasa es que las ambulancias se llevaron a reparar, porque no se les había dado el mantenimiento necesario", justificó Octavio Nieto, presidente del consejo de esta institución en Cabo San Lucas y quien aceptó dar una entrevista para conocer su versión de los hechos. Sin embargo sus declaraciones contrastan con las dos ambulancias que se encuentran a la entrada de la institución, ambas empolvadas, con llantas ponchadas o bajas de aire; y usadas no como vehículos de socorro sino como depósitos de escobas y enseres de limpieza; puntos seguros para encadenar un puesto de comida ambulante (toda vez que dicha ambulancia, al no funcionar, no se puede mover); y hasta refugio de indigentes que se recuestan debajo de las unidades para protegerse del sol a pleno día.

Ante los evidentes cuestionamientos, Nieto minimizó la situación e incluso acusó que la actual problemática que enfrentan fue causada por el propio Juan Gabriel Ramírez. "Este señor lo que hizo (con sus declaraciones) fue alarmar las condiciones que se tenían, el problema deriva de su mala conducta por no darle el control necesario que necesitaban las ambulancias para tener mantenimiento constantes", argumentó. "Hace dos años detectamos mala organización y administración, encontramos deudas de 250 mil pesos a proveedores de material de curaciones, blancos, limpieza, renta de inmuebles y hasta pago de impuestos", enlistó.

-¿Entonces no tenían finanzas limpias?

-No, aceptó.

-¿Quién se robaba el dinero entonces?

-No hablo de robarse el dinero, sino que existían deudas.

-Pero si la gente hace donativos a la institución ¿por qué ese dinero no se ve reflejado aquí?, se le insistió.

-Si se ve reflejado, los problemas que le enumeré fueron en el pasado, no hay que confundir. La Cruz Roja no es solo ambulancias, es también voluntariado, desastres, el programa de juventudes y atención a la gente herida que acude por su propio pie a nuestras instalaciones, afirmó.

En esta estación local, dijo, la nómina quincenal es de 30 mil pesos para seis empleados, más el trabajo voluntario de otras seis personas quienes –afirmó Nieto- se desempeñan como técnicos en urgencias médicas nivel básico, sin especialidad en pacientes de trauma. Además subrayó que en los dos años que lleva trabajando en el consejo estatal ha sido también como voluntario pues no recibe salario alguno más que por su carrera profesional como abogado. "Poco a poco hemos limpiado la estación de malos elementos, pero no es de la noche a la mañana. Le reitero que no estamos en crisis".

Nunca hubo dinero

Juan Gabriel Ramírez, ex coordinador de operaciones de la Cruz Roja de Los Cabos, respondió a Milenio vía telefónica, las acusaciones de Nieto. "Nunca hubo para arreglar una unidad, hace dos meses fue la colecta con la población y resulta que los jefes aseguran que no hay dinero. El mal manejo ha sido por parte del consejo que preside esta organización en su área administrativa. Incluso, hace un tiempo se robaron treinta mil pesos de una oficina, y nadie hizo nada", afirmó.

Ramírez detalló que en los dos años que estuvo en esta estación de emergencia siempre han tenido carencias económicas. Los desperfectos mecánicos de una de las ambulancias valen 120 mil pesos, otra mas no sirve y aseguró que aun cuando informó a tiempo de esta problemática, el Consejo de Administración respondió que no tenían recursos económicos. "¿Cómo va a funcionar la estación si nunca hubo dinero? O al menos eso es lo que nos decían. Por eso cuando definitivamente ya no pudimos brindar ningún servicio desde hace más de 20 días, yo informé y sugerí a los jefes que enviaran un comunicado de prensa explicando la situación a la población. Pero no hicieron caso. Mi función era informar la situación mecánica de las ambulancias y así lo hice, pero le reitero que la respuesta siempre fue que no había dinero".

Juan Gabriel Ramírez agregó que las carencias se reflejaron también en el equipo prehospitalario ya que no contaban con insumos básicos como guantes, cubre bocas y soluciones endovenosas para pacientes. Por esa razón, dijo, las pedían como obsequio en los hospitales locales. Por ultimo señaló también que la Cruz Roja de los Cabos no se ha preocupado por el entrenamiento de su personal "sólo son paramédicos, no han sido capacitados como técnicos en urgencias médicas", concluyó.