CrossFit, opción para atletas con amputaciones

A Mario Ortiz le amputaron una pierna cuando era adolescente. Desde hace cuatro años practica el CrossFit y ha competido en cuatro ocasiones a nivel regional y Latinoamérica.

Ciudad de México

Mario Ortiz se levanta cada día con la motivación de entrenar duro al ritmo de música rapera y rhythm & blues en un gimnasio de Ciudad Juárez, Chihuahua.

Le falta una pierna, pues cuando cumplió 13 años fue diagnosticado con cáncer y tras recibir quimioterapia por un periodo de 15 meses, fue sometido a diversas cirugías.

En la última intervención, a Mario Ortiz le cercenaron la pierna 10 centímetros arriba de su rodilla y le colocaron una prótesis de plástico y metales que su cuerpo rechazó al poco tiempo, creando una infección severa, la cual tardó un año en irse de su cuerpo.

Para Mario, la falta de su pierna izquierda no es excusa para no hacer ejercicio, por el contrario, es un atleta que sin misericordia, dice él, entrena ocho horas a la semana, mientras llega su próxima competencia de CrossFit.

"No voy a decir mentiras, la verdad es que sí es un deporte que demanda mucho de ti porque es difícil, pero al mismo tiempo satisfactorio", asegura.

El CrossFit es un programa de preparación física diseñado para ayudar a las personas a mejorar su condición física.

Tiene su origen en Santa Cruz, California, cuando el gimnasta y científico estadunidense Greg Glassman analizó los mejores ejercicios que ha habido en la historia.

Conjuntó el levantamiento de peso, ejercicios aeróbicos y la gimnasia traducidos en remo, carrera, saltos a llantas y cajas, escalada, pesas "rusas", mancuernas, barras olímpicas y costales con diferente peso, como parte de un entrenamiento funcional.

En 1995 su experimento fue aplicado con éxito a la Academia de Policía y al cuerpo policiaco de bomberos del condado y para el año 2001 se creó la división SealsFit en la que los marines enviados a la guerra de Afganistán lo adoptaron por ser un ejercicio que no requiere de tanto equipamiento y que se puede realizar en las bases militares.

El entrenamiento, de forma variada y no rutinaria, busca optimizar la funcionalidad de las capacidades físicas como la resistencia cardiovascular y respiratoria, estamina (la energía que se produce para realizar las actividades diarias), fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, coordinación, equilibrio, precisión y balance.

Hiram Mendoza, kinesiólogo en la Universidad de Ciencias y Artes de Oklahoma, explica que a pesar de que el CrossFit se ha convertido en una moda, es positiva ya que es un ejercicio funcional para la vida diaria, el cual facilita labores como levantar un bote de basura, cargar a un niño que se quedó dormido y hasta al empujar el carro cuando se descompone.

Sin embargo, asegura que debido al boom de este deporte han aumentado el número de lesiones por el surgimiento de cientos de "gimnasios youtube", a los que se refiere como aquellos que no están certificados ni capacitados para instruir los ejercicios con las posturas adecuadas.

"Se debe tener mucho cuidado porque en México hay muchos gimnasios que no han tenido la preparación como para poner este tipo de ejercicios. Simplemente abren la pagina de youtube, imitan lo que ven y lo quieren aplicar a sus clientes sin tener una capacitación previa; están quemando al CrossFit", señala.

Mario cuenta que tras la amputación aumentó kilos que le originaron problemas de salud y a pesar de haber asistido a un gimnasio "convencional" no vio mejoría en su cuerpo, si no hasta que conoció el CrossFit.

Desde que lo incorporó a su vida hace dos años, ha competido en cuatro ocasiones a nivel regional y Latinoamérica. La primera vez que lo hizo ganó el tercer lugar en la categoría intermedia y asegura que su siguiente meta es certificarse como entrenador.

"El competir me ha dado una satisfacción personal y puedo ver mi progreso en el deporte. Las personas al verme se sorprenden y creo que les anima a seguir entrenando y progresando, escucho muchas comentarios negativos y positivos pero yo solo quiero entrenar y dar lo mejor de mí. Es algo que me apasiona y no lo dejaría por nada", dice.

El kinesiólogo asegura que utiliza al CrossFit para mejorar la salud de la gente y como un método de rehabilitación para personas con problemas en el sistema nervioso periférico y nervioso central.

"Me ha servido para sacar de lesiones a personas, especialmente a atletas. Tuve un expaciente que sufrió un accidente automovilístico que le detonó un edema cerebral y ya corre medio maratones. El caso más reciente es otra persona que se accidentó en carretera, permaneció tres meses en coma y gracias al entrenamiento ha tenido una gran mejoría", comenta.

Con orgullo menciona a Mariano Corral, futbolista profesional que también ha sido rehabilitado con este deporte. "Mariano llegó con una rodilla desecha después de cirugía, sin embargo ahora es uno de los mejores crossfitters de México", dice.

En entrevista, Mariano recuerda que hace dos años se lesionó, cuando jugaba en la concentración de Toluca y después de su operación e injertos de ligamento y meniscos su doctor le recomendó practicar el prometedor deporte que le permitió volver a caminar seis meses y medio después.

"Yo lloraba, pensaba que nunca iba a volver a correr, brincar o caminar bien. Mientras veía a todos moviéndose a mí me causaba impotencia, frustración y depresión. Ahora soy entrenador y me motiva ayudar a los demás que están en el proceso de rehabilitación. Es una lección de vida", afirma.

Estos atletas coinciden en que el CrossFit es un deporte que requiere pasión y disciplina para aprenderlo y enseñarlo, que eleva la autoestima y la salud y que fácilmente contagia de alegría y salud a quienes lo practican.

"Poco a poco cumplo mis metas y sueños. No me detengo, sigo entrenando para no decepcionarme a mí ni a nadie", agrega Mario.

CLAVES:

- Cada WOD (que se refiere al entrenamiento del día) considerado de alta intensidad, lleva el nombre de militares caídos las últimas guerras para honrarlos, mientras que otros llevan el nombre de huracanes y tormentas tropicales que han devastado a los Estados Unidos.

- El CrossFit requiere de tres certificaciones: nivel uno, prep course y nivel dos, cada una con un costo de mil dólares.

- Existen subespecialidades de combate, gimnasia y levantamiento de peso, entre otras.