Polémica entre empresarios de Veracruz por pago de impuestos

Algunas cámaras están a favor de la moratoria de pago y otros se pronuncian porque se cumpla con la ley y hay que pagar. 

Veracruz

Ante la posibilidad de que el próximo jueves la mayoría priistas y legisladores aliados se impongan y aprueben modificar el uso del impuesto a la nómina y destinen el mismo para el pago de deudas de la actual y anterior administración, directivos de organismos empresariales se confrontan, pues mientras algunos de ellos promueven la suspensión de pago del gravamen y otros plantean la tramitación de amparos, otros dicen que hay que pagarlo o buscar otra alternativa para que a quienes les debe dinero el gobierno por obras o servicios, les pague.

Cámaras como la de Comercio, de la Construcción y del Autotransporte de Carga de Veracruz determinaron rebelarse al pago del impuesto del tres por ciento a la nómina hasta que termine la administración de Javier Duarte de Ochoa y se garantice que el recurso se utilizará para obras e infraestructura que permitan el desarrollo de Veracruz.

La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en todas las delegaciones del estado que aglutinan a 20 mil comerciantes fue la primera en acordar moratoria de pago.

A esto se sumaron de inmediato las diversas delegaciones de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) y más tarde la delegación de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar).

En contraste, los presidentes del sindicato patronal Coparmex, de Xalapa y Veracruz señalaron que hay que cumplir con la ley y pagar.

En todo caso habría que ampararse, pero no dejar de pagar.

Jorge Coffau Kayser de Coparmex Veracruz comentó que a los empresarios a los que les deben tienen que cobrar su dinero.

Si no es con el recurso del impuesto a la nómina, debe ser con alguna otra partida.

"Actualmente es un impuesto que se debe pagar por ley, nosotros estamos a favor de la ley y la legalidad y por ello no podemos caer en rebeldía y debemos ir más allá, no podemos dejar de pagar el impuesto, es algo burdo el dejar de pagar por aprovechar la coyuntura gubernamental".

Por su parte el ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial Veracruz en Xalapa, Jesús Castañeda Nevarez, consideró que quienes se niegan a la creación de los fideicomisos para el pago de pasivos a empresarios con lo del tres por ciento a la nómina lo hacen porque seguramente a ellos no les deben.

Pero hay muchos otros empresarios que prestaron algún servicio, son proveedores o hicieron obras que el gobierno les adeuda y muchos están en quiebra por ese motivo.

El delegado de la Canacar Veracruz, Luis Exsome, señaló que los transportistas de carga se suman a la suspensión de pagos del impuesto a la nómina. No pagarán ya nada hasta que el dinero se use para lo que originalmente se creó.

"El acuerdo es no pagar hasta que Sefiplan pague lo que le debe al fideicomiso original y que el recurso se use para lo que es".

Admite riesgo de multas, embargos, auditorías y sanciones a las empresas transportistas, pero lo asumirán "con tal de que no se siga saqueando al Estado".

De Canacar hay en la entidad tres mil camiones que equivalen a unos 10 mil trabajadores por los que pagan el impuesto.

Rafael Nuñez Landa, presidente de la Asociación de Constructores del Estado, expresó por su parte que si bien no es lo ideal usar el dinero del impuesto a la nómina para pagar deudas, hay muchas constructoras socias de Acevac a las que les deben.

Si esa es la única esperanza de que les paguen, deben analizar los legisladores bien si aprueban la iniciativa enviada por el Ejecutivo estatal.