Aclara Contraloría de Guerrero que no recomendó despidos masivos en Ssa

El contralor del estado, Antonio Arredondo Aburto, explicó que pidió a la dependencia revisar los contratos del personal administrativo, eventual y de confianza, pero destituciones.

Chilpancingo

El Contralor General del Estado, Antonio Arredondo Aburto precisó que el pasado 14 de junio recomendó la revisión de 998 contratos de personal administrativo, eventual y de confianza en la Secretaría de Salud (Ssa), pero que de ninguna manera ordenó despidos furtivos ni violaciones a los derechos laborales.

Arredondo Aburto precisó que desde hace varios meses inició una auditoría integral a la Ssa, con la intención de que los mandos de la dependencia se apegaran a derecho en el ejercicio de sus atribuciones, principalmente en lo que se refiere a la contratación de personal.

“Quiero acotar, que el exhorto y la solicitud fue que se apegaran a derecho, eso no significa que se lastimen los derechos laborales de ningún trabajador que cuente con el perfil”, apuntó el funcionario.

Indicó que la observación de la Contraloría fue en el sentido de que los recursos se utilicen en las áreas para las que fueron destinados, de tal manera que si se destinaron para gasto corriente en materia de sueldos, pues entonces es hacia donde se debe canalizar.

Arredondo Aburto enfatizó que lo ordenado fue revisar a detalle cada uno de los contratos emitidos durante los ejercicios fiscales de 2011 y 2012, para garantizar que se cumpla con los perfiles que la dependencia reclama.

Reconoció que además de médicos, enfermeras y especialistas en algunos casos pueden requerirse personal administrativo, choferes o veladores, pero la permanencia en nómina depende siempre de que haya una justificación plena.

Cuestionado sobre la presencia de los activadores físicos, cuya contratación se incrementó en el arranque de la presente administración gubernamental, el contralor refirió que en algunos casos se admiten.

Reconoció que los activadores físicos ayudan a resolver problemas, principalmente en materia de prevención a enfermedades que tienen un avance muy peligroso para la población.

“Ellos (los activadores) son el referente de un problema que afecta mucho a la población y es la obesidad, el cual le cuesta mucho al estado porque resulta muy caro atender a los diabéticos cuando necesitan de medicamentos y hospitalización”.

Por eso indicó que el tema de los activadores debe analizar a fondo, para garantizar que su permanencia en nómina no genere un desvío de recursos.

El contralor comentó que la Ssa está por iniciar el proceso de contratación de su personal, situación que debe aprovecharse para realizar la revisión del personal que ahí labora, aunque reiteró su recomendación: “Hay que respetar siempre los derechos laborales, sin vulnerar la Ley Federal del Trabajo”.

Sugirió cuidar las formas para evitar que una depuración de la nómina de la Ssa derive en la presentación de juicios laborales, ya que los costos de los laudos tendrá que pagarlos la misma dependencia.

Cuestionado sobre la existencia de aviadores en la extensa estructura del sector salud, Arredondo dijo que ese es un asunto que todavía se analiza y del que no puede establecer una negativa contundente.

“Se revisa cada perfil, se checa en donde trabaja y en que parte del estado se ubica, eso sigue a revisión y estamos analizando ejercicios desde el primero de abril de 2011; es un proceso lento pero muy contundente”, apuntó.