Continúan tareas para extraer agua de mil 500 casas en Tixtla

En los primeros tres días de la operación del primer emisor, el nivel del agua ha bajado por lo menos en 12 centímetros.

Tixtla de Guerrero

La Comisión de Agua Potable y Saneamiento del estado (Capaseg) reforzó las actividades para llevar a cabo la extracción emergente de 2.4 millones de metros cúbicos de agua, que se encuentra anegada en el interior de por lo menos mil 500 viviendas en este lugar.

Desde hace 17 días, de acuerdo con datos del ayuntamiento de Tixtla, mil 500 viviendas se mantienen bajo el agua, debido al desbordamiento de la laguna Negra, a consecuencia de las lluvias provocadas por la tormenta tropical Manuel, que dejó severos daños en 59 de los 81 municipios del estado.

Ingenieros de la dependencia llevaron a cabo hoy, la supervisión hasta la población de Atliaca de la operación del primer emisor a presión que se instaló y que en este momento envía hacia los canales que conducen hacia el río Mezcala 130 litros de agua, por segundo.

Se fortalecen las actividades para la instalación de un segundo emisor, que conducirá el agua anegada en las viviendas hacia el Río Azul, hacia el municipio de Mochitlán, se espera que la cantidad sea de por lo menos de 500 litros por segundo, y se confía que en un plazo no superior de 30 días, Tixtla regresará a la normalidad.

En los primeros tres días de la operación del primer emisor, el nivel del agua ha bajado por lo menos en 12 centímetros, de acuerdo con los ingenieros de la Capaseg, se trata de una cantidad importante, como un plan emergente, para resolver el problema de la inundación de esa población.

Se precisó que hay una supervisión y atención especial a los canales que se abrieron en un tramo de seis kilómetros, desde Tixtla hasta el río Mezcala, para evitar que a su paso provoque problemas de inundación, como se constató hoy, por el personal de la Capaseg en algunos cultivos, que no representan ninguna afectación.

El pasado sábado 26 de septiembre, los habitantes de la población de Atliaca protestaron porque presuntamente el paso del canal por éste, provocaría serios problemas de inundación, pero finalmente se les convenció que no habrá ninguna afectación, pero, si no se tiene la supervisión y vigilancia correcta habría consecuencias.

Por su parte, el secretario general del ayuntamiento, Edilberto Vega Cantor, informó que hay cuatro albergues formales operados por efectivos del Ejército Mexicano, pero además 15 campamentos, donde los habitantes se organizaron en un solo lugar, y se estima que son más de siete mil los damnificados.