Consejo Nacional de Fomento Educativo abre espacios en Oaxaca

La comunidad de Plan Seco solicitó la apertura de un espacio educativo, que les permita tener a sus hijos cerca y la garantía de no interrumpir las clases.

Oaxaca

En una bodega de la agencia policial de la comunidad de Plan Seco en San Francisco Telixtlahuaca, la niña Guadalupe Flores inicia sus clases de secundaria. Ya no tendrá que viajar una hora a la cabecera municipal, ni quedarse a vivir en casa de su abuela.

En esa comunidad de apenas 150 habitantes, ubicada en la región de los Valles Centrales de Oaxaca, los padres de familia habilitaron la bodega como aula para contar con secundaria a partir de este ciclo escolar.

Apenas caben dos mesitas y cinco sillas para cada uno de sus compañeros, falta iluminación, el pizarrón aún no ha sido colgado y la biblioteca es de apenas diez usados Libros de Texto Gratuito.

“Me llamo Guadalupe Flores Bautista, tengo 14 años, curso el segundo grado. Extraño mis amistades, amigas, amigos los maestros y que allá hay más fuentes de aprendizaje como las computadoras, libros más amplios, pero aquí estoy con mis papás, a la vista de ellos y gasto menos”.

Lupita trata de convencerse de que esto es mejor que seguir estudiando en la cabecera municipal y es que los constantes paros magisteriales quebrantaban su esfuerzo.

“Es un problema que nunca va a acabar, es donde pierden los niños y a veces no aprenden bien, después dicen (los maestros), los niños no le echan ganas. En el caso de Guadalupe decían va un poquito atrasada, digo por culpa de ustedes, pues se van a paro un mes o 15 días abandonan los niños y es donde pierden ellos”, señaló Florentino Flores López, padre de la niña.

Hace un año, los padres de familia de Plan Seco solicitaron al Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) la apertura de un espacio educativo, que les permita tener a sus hijos cerca y la garantía de no interrumpir las clases.

“Queremos que los niños ya no salgan, aquí es una comunidad que los padres no tienen el suficiente recurso para salir, y los padres abandonamos los niños allá. Mi niña siempre estaba sola allá con su abuelita. Aquí tenemos la garantía de que no hay paro, aquí entra desde el principio hasta que acaba el ciclo”, indicó Flores López.

Así, llegó el instructor comunitario, Porfirio Santiago García, un estudiante que por dar clases durante dos años aquí, gozará después de una beca para estudiar Derecho en la Universidad del Golfo de México.

“Si por alguna razón algún maestro llegará a faltar, inmediatamente Conafe ve la forma de subsanar ese espacio que se queda, es una garantía que da Conafe, de que no hay suspensión de clases, no hay paros. En Conafe se trabajan los 200 días que marca el calendario escolar”, sostiene Santiago García.

Además de mantener a los jóvenes en el aula, el reto del instructor es acercar a quienes a la escuela, a quienes ya perdieron el interés, señaló.

“Estamos iniciando con cinco alumnos, pero hay tres en espera de tomar una decisión. No están asistiendo a la escuela, porque aquí los niños son un apoyo fundamental para sus padres y en la edad de secundaria ahora están los trabajos en el campo”, comentó.

La bodega de la agencia policial de Plan Seco, no será la sede permanente de la secundaria, el Conafe iniciará el mes próximo la construcción de un espacio que albergará la secundaria, justo al lado del Preescolar y la Primaria que ya operan ahí desde hace 20 años y atienden a una treintena de niños.

Con una inversión de más de 61 millones de pesos, el Consejo construirá este año en Oaxaca, 233 nuevos espacios educativos.

Claves

Alrededor de 5.9 millones de alumnos que habitan en los 2 mil 399 municipios más alejados y con menos de cien habitantes, iniciaron el ciclo escolar 2013-2014 en 83 mil 421 escuelas comunitarias del Conafe.

En Oaxaca, el Consejo atiende a cerca de 19 mil estudiantes, cerca de 7 mil niños del nivel preescolar, 9 mil de primaria y más de 3 mil de secundaria. Cuenta con 2 mil 500 instructores comunitarios.

Este ciclo 2013-2014, el Conafe implementará nuevos programas para elevar el nivel de vida de las comunidades, como el de hortalizas escolares, el reparto de mochila segura e introducción de herramientas electrónicas como laptops.