Consagra Norberto Rivera a Cristo Rey

El cardenal afirmó que no habrá paz sin justicia y por eso no se debe cosechar más violencia.
El cardenal Norberto Rivera.
El cardenal Norberto Rivera. (Notimex)

Ciudad de México

México fue consagrado a Cristo Rey, como hace casi un siglo en la Basílica de Guadalupe.

El cardenal Norberto Rivera realizó la consagración e inauguró una estatua de éste, y afirmó que no habrá paz sin justicia por eso no se debe cosechar más violencia.

El cardenal Norberto Rivera Carrera en su mensaje que dirigió en el atrio del Santuario Mariano, afirmó "lo que sea luchar contra la mentira, la hipocresía y la cultura de la muerte es trabajar por el reinado de Jesús en nuestra sociedad. El trabajar porque Cristo reine entre nosotros no es ponerle una corona no es reinar con una oración es trabajar por estas virtudes

"... cuando nos conmueve y nos indigna ver la muerte, la prostitución y el maltrato de los pequeños inocentes y que fácilmente somos tentados a proclamar la venganza individual o social, pidiendo la pena de muerte sabiendo que la venganza engendra más violencia en lugar de decidirnos ser heraldos de la vida humana en primer lugar, pero también de la vida en todas sus expresiones, cuidando más nuestros animales, plantas agua y aire y todo aquello que nos da vida" "en esta gran ciudad padecemos ese descuido, no nos sentimos comprometidos con el medio ambiente".

Rivera Carrera destacó que "cuanta complicidad encierra el seguir aplaudiendo los proyectos o programas contra la vida humana, cuanta complicidad pesara sobre nosotros si seguimos fomentando la difusión de la violencia. No nos asustemos de cosechar tempestades si estamos sembrando vientos...".

La sensibilidad de hoy, dijo no vibra con la idea de la gracia y las santidad pero eso no quiere decir que debamos renunciar a proclamar el máximo nivel de realización humana que es la realización divina ser hijo de dios es le mas grande ideal el título mejor que podemos ostentar en la tarjeta de identidad y en nuestro árbol genealógico".

Y afirmó que sin justicia es imposible la paz. "Pero sin quitar un ápice a la necesidad de la justicia para obtener la paz hay que enarbolar sobre todo la bandera del amor si queremos vivir en armonía" porque la paz establece el amor y el desarrollo, transforma y dignifica al ser humano.

En el marco de la clausura del Año de la Fe como hace casi 100 años, el 11 de enero de 1914, en una misa en la Catedral Metropolitana se realizó la consagración y mientras el arzobispo de México depositaba a los pies de la imagen las insignias reales, los jóvenes empezaron a gritar: ¡Viva Cristo Rey! la Consagración se realizó con la fórmula de Consagración del Papa León XIII, después México renovó su consagración durante el Congreso Eucarístico de 1924.

Y ayer en la Basílica miles de fieles unieron sus voces para gritar nuevamente ¡Viva Cristo Rey¡ y orar por las familias y los jóvenes mexicanos.

La escultura de bronce mide seis metros de alto y presenta a Cristo de cuerpo entero, coronado como Rey, con su Sagrado Corazón expuesto, con el cetro en su mano izquierda y su mano derecha en señal de bendición, parado sobre un mundo. En total mide nueve metros de alto y fue realizada por el escultor Francisco Cárdenas.