Resguardan Congreso de Guerrero previo a sesión

Policías antimotines están desplegados dentro de la explanada del recinto legislativo, donde hoy se espera la ratificación de Rogelio Ortega como gobernador del estado.

Chilpancingo

Entre cristal roto, metal retorcido, paredes ahumadas y bajo resguardo policiaco, los diputados locales de Guerrero se alistan para nombrar a un gobernador sustituto, luego de aprobar la licencia definitiva de Ángel Aguirre Rivero.

El Congreso está bajo el resguardo de decenas de policías antimotines, esto luego de que ayer, normalistas de Ayotzinapa introdujeron camionetas repartidoras al patio del Congreso de Guerrero y les prendieron fuego, y quemaron otras dos afuera del recinto.

Aunque la presidenta de la Mesa Directiva, Laura Arizmendi Campos, citó a las 11:00 horas de hoy, pasado el mediodía no había quórum legal para instalar los trabajos legislativos, menos para alcanzar la mayoría calificada de 31 diputados que se necesita para nombrar un gobernador sustituto.

La única propuesta oficial que se maneja es la de Rogelio Ortega Martínez, cuyo interinato terminó a las 00:00 horas del 25 de abril, razón por la que el secretario general de Gobierno, David Cienfuegos Salgado, asumió el encargo de despacho.

La madrugada del sábado, la fracción del PVEM intentó meter de última hora el nombre del ex diputado local Alejandro Carabias Icaza, lo que fue rechazado por las bancadas del PRI, PRD, PT, Panal y PAN.

Entre cristales rotos y paredes ahumadas

La entrada al Congreso local de Guerrero está resguardada por pesados portones de metal, los cuales se observan sobrepuestos, sin un trabajo de reparación detallado.

Para darles mayor resistencia se utilizan cadenas; no hay, hasta el momento, sobre las piezas de metal un solo punto de soldadura.

La cancelería que sostiene los ventanales del lobby que antecede a la sala de plenos está convertida en piezas de aluminio retorcido, que de acuerdo con el presidente de la Comisión de Gobierno, Bernardo Ortega Jiménez, ya no tienen reparación.

En el suelo hay montones de cristal arrumbado, que barren los trabajadores de limpieza y los depositan en contenedores.

El obelisco y la biblioteca Siervo de la Nación tienen sus paredes ahumadas, hay ceniza y carbón en el área del estacionamiento, la explanada y los puntos sobre los que se quemaron camiones repartidores de productos chatarra.

Al menos un centenar de policías antimotines resguardan los accesos al Congreso local, mientras que los integrantes de la Comisión de Gobierno confían en que llegarán más en las próximas horas, pues la cantidad actual no será suficiente para contener una nueva protesta de maestros disidentes o normalistas rurales.

Rogelio ronda el Congreso

Desde las 12:30 horas, Rogelio Ortega Martínez y parte importante de su equipo de colaboradores están en un restaurante ubicado frente a las instalaciones del Congreso local.