"Confía en que su hermano esté vivo"

Antonio García Colón García se niega aceptar que su hermano Cristian Tomás, estudiante de la normal de Ayotzinapa, esté muerto.
Un cartel con los retratos de los estudiantes desaparecidos, a la entrada de una tienda en Iguala
Un cartel con los retratos de los estudiantes desaparecidos, a la entrada de una tienda en Iguala (AFP)

Oaxaca

Antonio Colón García originario del poblado de Tlacolula de Matamoros, Oaxaca, tiene fe de que su hermano, uno de los estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero, esté vivo, a pesar de que las autoridades les han pedido a sus familiares las pruebas de ADN para establecer si se encuentra entre los cadáveres que fueron hallados en las fosas clandestinas.

"Cristian Tomás es el menor de seis hermanos, era un buen hombre, responsable, respetuoso, reservado y siempre estudioso y no merece un destino fatal, yo confió y tengo fe que aún esta con vida en alguna parte".

Colón García, quien también es estudiante del tercer año en la Escuela Normal Rural "Raúl Isidro Burgos" de Ayotzinapa, Guerrero, recuerda que Cristian Tomás Colón García de 18 años, quien a penas cursaba el primer año soñaba con un mejor país y por obtener un titulo de profesor que le permitiera tener ingresos propios para ayudar económicamente a sus padres.

Indica que su familia es de bajos ingresos, humilde, sencilla pero distinguido por esforzarse en el trabajo honesto para subsistir.

Cristian era un ejemplo de tal herencia porque siempre lucho por lo que quiso y por sus ideales, y por ello para no generar gastos onerosos decidió después de concluir su bachillerato en el Cebtis de Tlacolula, emigrar a Guerrero para estudiar en esta normal rural que acepta a alumnos de bajos ingresos.

Sabía que solo trabajando y siendo un buen estudiante llegaría grande y lejos, su anhelo solo era convertirse en profesor.

Sin embargo, su destino fue truncado cuando acudió el pasado 29 de septiembre a la movilización de estudiantes en Iguala, Guerrero.

Antonio, advierte que ese día, había saludo a su hermano por la mañana en el comedor de la escuela y este le informó que solo haría labores de boteo para apoyo de la actividad docente, y que luego lo alcanzaría para platicar de la familia.

Sin embargo, ya no regreso, en el trayecto a la Normal de Ayotzinapa, fueron atacados por los sicarios que los atacaron y los secuestraron y hoy es uno de los 46 normalistas desaparecidos.

Lucina García , madre de Antonio Colón García, se trasladó a Iguala, Guerrero, con apoyo del gobierno de Oaxaca, junto con su abogado para reunirse con autoridades de la Procuraduría General de dicha entidad para apoyar las labores de búsqueda de su vástago.

Antonio García Colón García, se niega aceptar que su hermano, con quien jugaba a la pelota, este muerto.

"No lo puedo aceptar, ni lo aceptaré, jamás que mi hermano fue asesinado y secuestrado, no puede aceptar que sufrió al morir, cuando era un hombre de bien, que jamás cometió una falta en su vida.

No puede ser la vida tan injusta, contra quienes tienen sus ideales y sus convicciones firmes, si duda que debe haber castigo ejemplar para quienes le han hecho daño y lo tienen privado de su libertad", confió.

INTERVIENE DDHPO EN LOCALIZACION DE NORMALISTAS DESAPARECIDO EN IGUALA

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, solicitó el apoyo de su homóloga en el estado de Guerrero a fin de que realice las acciones necesarias para localizar a un estudiante originario de Tlacolula de Matamoros, actualmente desaparecido, quien estudiaba en la Normal Rural "Isidro Burgos" de Ayotzinapa.

El Defensor Arturo Peimbert Calvo, indicó que la medida también busca atender a otros alumnos oaxaqueños de la Normal de Ayotzinapa que lo requieran.

Informó que mediante un cuaderno de antecedentes solicitó a la Comisión de Derechos Humanos del estado de Guerrero que realice las gestiones necesarias para la búsqueda y localización del estudiante y que se proporcione el apoyo necesario a los familiares del joven.

Agregó que la Defensoría también requirió el apoyo para que la Comisión guerrerense verifique la situación y condiciones en que se encuentran las y los normalistas de Ayotzinapa que sean de origen oaxaqueño.

Peimbert Calvo, comentó que la Defensoría inició el cuaderno de manera oficiosa desde que tuvo conocimiento (a través de medios de comunicación) de la desaparición en Guerrero de un estudiante originario de Tlacolula, quien fue reportado como desaparecido por las autoridades de ese estado.

Agregó que la solicitud hecha a la Comisión guerrerense no fue exclusiva para el estudiante desaparecido, sino hecha extensiva al resto de las y los oaxaqueños que forman parte de la comunidad estudiantil de la Normal de Ayotzinapan.

Insistió en que con el fin de garantizar el respeto a los derechos humanos de las y los estudiantes de origen oaxaqueño que se encuentran en la Normal Rural de Ayotzinapa, la Defensoría solicitó a su homóloga en Guerrero que verifique en qué situación se encuentran las y los estudiantes y les brinde el apoyo necesario.

Peimbert Calvo, señaló que estas acciones tienen como objetivo salvaguardar los derechos humanos de las y los estudiantes oaxaqueños que asisten a cursos en Ayotzinapa.