Pobladores retienen a alcalde de San Juan Teotihuacán

Vecinos dijeron que dejarán ir al presidente municipal, Arturo Cantú Nieves, a cambio de la liberación de los 18 detenidos por el linchamiento de dos presuntos secuestradores.

Teotihuacán

Pobladores de San Juan Teotihuacán retuvieron al alcalde, Arturo Cantú Nieves, luego de que la policía detuvo a 18 vecinos involucrados en el linchamiento de tres personas que acusaron de ser secuestradores, dos de las cuales murieron.

Cantú Nieves visitó a algunos de los implicados en el linchamiento y les prometió que gestionaría ante el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, para que los dejaran en libertad. Alrededor de las 23:00 horas fue retenido por los pobladores.

Los vecinos comenzaron a repicar las campanas de la iglesia y, tras una reunión, acordaron intercambiar al presidente municipal por los 18 detenidos. A esta exigencia se sumaron vecinos de San Bartolo Acolman.

Las autoridades informaron que las personas linchadas y que murieron en Santiago Atlatongo, Teotihuacán, son Nallely Pérez Verdes, de 30 años, quien aseguraba que era trabajadora de Walmart, no secuestradora.

El hombre que murió en el kiosco fue identificado como Octavio Ramírez, de 31 años.

El otro golpeado y presunto secuestrador, que quedó en calidad de detenido, es Pedro de Jesús Rivera Rosas, de 28 años.

Los 18 detenidos por estos hechos son Rodrigo Rivas Mendoza, de 43 años; Mauricio Rivas Valencia, de 22; Juan Rivas Mendoza, de 41 años; Humberto Flores Rivas, de 34 años; Juan Flores Rivas, de 52 años; Manuel Ángeles Monibe, de 24 años; Agustín Rivas Gordillo, de 20 años; Arturo Barrera Alonso, de 30 años y Juan Diego Flores Urbina, de 33 años.

También Sergio Valencia Flores, de 34 años; Sergio Sánchez Céspedes, de 18 años; José Luis Flores Urbina, de 25, y Alberto Cruz Cruz, de 40 años.

Además, están detenidos Juan Manuel Galicia Espejel, de 43 años; Alejandro Urbina López, de 41; Faustino Briones Mendoza, de 56; Jorge Medina Ángeles, de 58, y Pablo Rivas Mendoza, de 45 años.

Todos ellos son vecinos de Atlatongo y fueron trasladados a la agencia del ministerio público