Condiciona Tlaquiltenango regreso del Mando Único a su territorio

El alcalde Mauricio Rodríguez González, pide revisar el perfil y comportamiento del mando en la región. Se quejó del trato que da a los policías municipales.
Reunión entre el alcalde de Tlaquiltenango, Mauricio Rodríguez González y el secretario de Gobierno de Morelos, Matías Quiroz.
Reunión entre el alcalde de Tlaquiltenango, Mauricio Rodríguez González y el secretario de Gobierno de Morelos, Matías Quiroz. (David Monroy)

Morelos

El Cabildo del Ayuntamiento de Tlaquiltenango aceptó entregar el mando de sus corporaciones policiacas a la Comisión Estatal de Seguridad (CES), pero condicionó su voluntad a la revisión del perfil y comportamiento del titular del mando en la región.

A 24 horas de que el gobierno de Morelos decretara la auto entrega del mando policiaco de dicho municipio, que se mantenía impedido para dotar de seguridad a sus habitantes debido a la precaria situación económica del Ayuntamiento, la falta de patrullas, armamento y personal, el Cabildo municipal y el Gobierno del estado acordaron "trabajar coordinadamente", pero de forma condicionada, durante una tensa reunión a puerta cerrada que duró varias horas.

Hace aproximadamente dos meses, el alcalde de Tlaquiltenango, Mauricio Rodríguez González, determinó terminar unilateralmente el acuerdo de Mando Único contraído con la CES.

El munícipe aseguró que el titular del mando y enviado del jefe de la CES, Alberto Capella, no debía seguir debido a su comportamiento y trato a los policías municipales, y en respuesta nombró a su propio jefe policiaco.

La medida generó un rompimiento inmediato con la CES, quien no sólo retiró a su enviado, sino que también retiró sus recursos materiales y humanos, como personal policiaco, patrullas y armas y acusó a Rodríguez González de decidir sobre presiones de la delincuencia.

Este miércoles, el gobierno del estado dio a conocer que mediante un decreto emitido por el gobernador, Graco Ramírez la CES se hacia cargo unilateralmente del mando policiaco del municipio, ya que las condiciones de seguridad de la zona requieren de mayor apoyo y operatividad, pues según datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Policía Federal y la propia CES, la zona es territorio estratégico para Morelos y lugar codiciado por las bandas criminales de alta escuela, lo cual también le fue transmitido a Rodríguez y su Cabildo este jueves, durante la reunión referida.

En el encuentro, Rodríguez cuestionó que el gobierno estatal tomara materialmente por la fuerza a su policía y entrara al municipio a coordinar la seguridad, sin el permiso del Cabildo.

En su exposición, el munícipe aseguró que la CES envió a un mando que no comulga con los policías locales y solo generó enconos, sin atacar al crimen.

Matías Quiroz, secretario de Gobierno expuso a los concejales la necesidad de la decisión, dada la importancia de Tlaquiltenango en el esquema de seguridad estatal.

Ante ello, las partes acordaron que "por el momento" trabajarán de manera coordinada, sin embargo, el Ayuntamiento aún se reserva la posibilidad de iniciar acciones legales contra el decreto de auto otorgamiento, además de que las negociaciones continuarán para definir si Pedro Antonio Rosas se mantiene como jefe del mando único en la región y como representante de la CES.