Condenan invasión de “Napistas” en mina El Coronel, Zacatecas

El secretario general del sindicato minero pidió la presencia del titular de la STyPS para dar seguimiento a acuerdos firmados, pues esta es la tercera ocasión en el año que paralizan operaciones.
El secretario general del Sindicato Minero Nacional Minero Metalúrgico, Carlos Pavón, exigió la intervención del gobierno federal para poner alto a arbitrariedades de Napoleón.
El secretario general del Sindicato Minero Nacional Minero Metalúrgico, Carlos Pavón, exigió la intervención del gobierno federal para poner alto a arbitrariedades de Napoleón. (Manuel Chacón)

Zacatecas

Carlos Pavón Campos, secretario general del Sindicato Minero Nacional Minero Metalúrgico "Don Napoleón Gómez Sada" condenó hoy en entrevista con Milenio Noticias la incursión violenta de 200 simpatizantes de Napoleón Gómez Urrutia quien con el apoyo de la organización –Steelworkers- de Canadá ha paralizado por tercera ocasión en este año las operaciones de la Mina Real de Ángeles subsidiaria de la Mina El Coronel, ubicada en la comunidad de Boquillas en el municipio de Ojo Caliente al sur de Zacatecas.

El adalid minero Pavón Campos urgió la presencia de representantes de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social (STPS), para dar seguimiento a los acuerdos firmados el pasado 14 de Junio y cumplir con las audiencias programadas para este miércoles en la Décima Sala de los tribunales laborales en la Ciudad de México, en donde se debe acreditar la personalidad sindical y proceder al conteo de trabajadores mineros, para que se le asigne a uno de los tres sindicatos en disputa, la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo en la mina zacatecana.

"Napoleón Gómez Urrutia, está operando desde Canadá y no sabe la realidad por la que están atravesando los trabajadores mineros en México, nosotros buscamos preservar las fuentes de trabajo y no perjudicar la producción minera del país", precisó textualmente Carlos Pavón, quien asevero, "El único plazo para el recuento de trabajadores estimado en un mil cien (1100) mineros lo ha fijado la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y no entiendo porque los  –napistas- tienen miedo a enfrentar a las autoridades laborales".

Tras la nueva paralización de las actividades de la Mina el Coronel una de las productoras más importantes de oro y plata en Latinoamérica, se confirmó que en el último enfrentamiento entre simpatizantes de Gómez Urrutia y guardias de seguridad resultaron gravemente heridos nueve de los vigilantes quienes reciben atención hospitalaria en el estado vecino de Aguascalientes.

Carlos Pavón expuso que tras el paro sorpresivo, prevalecen las amenazas a los mineros que desean conservar su plaza laboral, pero además existe un
alto riesgo de accidentes graves, ante la exposición de ácidos para procesar metales y la presencia de explosivos, que mal utilizados son un riesgo para la seguridad nacional.

Agrego, "Los inconformes no son mineros, no saben los riesgos que hay en una mina de este tipo, los riesgos a la comunidad y para ellos mismos son muy altos, cuando una mina se va a parar, el personal especializado debe detener los procesos de manera paulatina, para evitar un accidente mayúsculo, son situaciones muy riesgosas solo para obligar a las autoridades a que les hagan caso".

El dirigente del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico, dijo que no es posible que se pida el regreso de Napoleón Gómez Urrutia a nuestro país, "lo que debe regresar son los 55 millones de dólares del sindicato y cumplir con las leyes mexicanas, asumiendo que tiene una orden de aprehensión, lo que deben hacer los Steelworkers es ayudarle a pagar el dinero".

Pavón señalo, "queremos ponerle un hasta aquí a Gómez Urrutia y sus seguidores o al sindicato que él representa, yo creo que la empresa tiene que ser muy precisa y poner las denuncias correspondientes y la autoridad darles la entrada, porque, si no hay una ley que los pare nunca se van a detener y va a ocurrir una desgracia, ellos han provocado problemas en Nacozari, Sombrerete, Fresnillo donde ya hubo un muerto, no podemos seguir viviendo en una impunidad abierta".

Tras reiterar que es necesaria la apertura de la mina para que se realice el conteo de sindicalistas, Carlos Pavón exigió la intervención del gobierno de Enrique Peña Nieto, para que le pongan un alto a las arbitrariedades de Napoleón.

"El gobierno se está comprometiendo a crear fuentes de trabajo y es inadmisible que un grupo de gentes desde el extranjero cierre minas, hay más de mil gentes que viven directamente de esa mina y no pude ser posible que una persona que no está aquí, este dando instrucciones para parar labores, que venga aquí a México y que tenga el valor de hacer las cosas, pero los cobarde siempre están escondidos por ahí", concluyo el líder minero.