Concluyen trabajos por filtración en río de Cuautitlán

El Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México informó que el tramo crítico se presentó a la altura del puente denominado “De Fierro” hasta la confluencia con el Emisor Poniente.
Archivo Milenio
(Archivo)

Naucalpan

Los trabajos para sellar las filtraciones en un borde del río Cuautitlán, que se detectaron a la altura de los municipios de Teoloyucan y Cuautitlán Izcalli, concluyeron, informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua), a través del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM).

El organismo federal explicó que como consecuencia de las intensas lluvias que se suscitaron por la tormenta tropical ‘Ingrid’, que derivó en un mayor volumen de agua en el río Cuautitlán, se produjeron filtraciones sobre el talud seco, así como el derrame de agua en las partes bajas de la zona.

El tramo crítico se presentó a la altura del puente denominado “De Fierro” hasta la confluencia con el Emisor Poniente, ubicado en el kilómetro 2.3, explicó Fernando González Cáñez, director general del OCAVM.

“Ante la necesidad de transitar mayores caudales para asegurar la estabilidad de la Presa Guadalupe, fue necesario tomar medidas preventivas y correctivas para asegurar el río”, informó

“Las actividades se concluyeron en tiempo y forma de acuerdo al compromiso establecido por la Conagua, por lo que fue necesario trabajar a un ritmo intenso toda vez que nos encontramos en temporada de lluvias”, especificó González Cáñez.

Explicó que “uno de los primeros trabajos fue colocar una pantalla de arena en el talud húmedo, bermas con material filtrante cuya función es la de estabilizar los bordos para que éstos no continuaran desplazándose, así como para retener los materiales finos, evitando que, dadas las filtraciones, no se produjeran tubificaciones y por consiguiente se colapsaran los bordos”.

Otro de los trabajos realizados, fue hacer perforaciones cada 3 metros en el bordo en forma de tresbolillo (dos hileras paralelas donde las perforaciones forman triángulos equiláteros), a una profundidad de 12 metros, donde se colocó una mezcla de bentonita, cemento y agua para rellenar las cavidades erosionadas ocasionadas por las mismas filtraciones, además de renivelar diversos puntos de la corona del bordo, agregó el funcionario federal en un comunicado.

Todos los materiales utilizados, previamente fueron analizados y recomendados por la Dirección Técnica del OCAVM en coordinación con el Consultivo Técnico de la Conagua; y en cuanto al control de calidad en la colocación de éstos, estuvo a cargo del Laboratorio de este Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México.