Comuneros de Morelos reconsideran bloqueos

Advierten que si no hay un acuerdo con el INAH, retomarán sus acciones radicales en la entidad.
Sus terrenos se encuentran en la zona arqueológica de Xochicalco.
Sus terrenos se encuentran en la zona arqueológica de Xochicalco. (Especial)

Cuernavaca

Los comuneros de Tetlama y Miacatlán determinaron suspender el bloqueo de autopistas en Morelos que hacían en respuesta a la falta de disposición de las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para indemnizarles más de 730 hectáreas del terreno donde se encuentra la zona arqueológica y el museo de Xochicalco.

Acordaron en asamblea matutina no contribuir al deterioro económico que prevalece en la entidad, ya que cerrar la autopista México-Cuernavaca y México-Acapualco solo afectará a los turistas, así como a los comerciantes, cuyos ingresos dependen de la temporada de Semana Santa.

 Eduardo Mondragón, vocero de los mas de 4 mil comuneros, anunció que la determinación no será permanente, pues este lunes volverán a reunirse con autoridades del INAH para definir los plazos o las condiciones en que esperan ser indemnizados por sus tierras y cuyo valor aún es indeterminado, debido a que no se han concluido ni los estudios ni los procesos administrativos para estimar la cantidad solicitada, pero que es de “muchos, muchos millones de pesos”.

 Los comuneros planeaban cerrar la autopista México-Cuernavaca, a partir del poblado de Tres Marías, en tanto que la México-Acapulco estaría cerrada a la altura de la colonia Satélite de Cuernavaca, ya que en ese punto confluyen una de las salidas más importantes de la ciudad.

“Estamos hartos de marchar, de plantones, queremos vivir en libertad. Nuestra causa es justa, es una lucha social, pero también los habitantes de Morelos tienen derecho a vivir tranquilos.

“No vamos a permitir que el gobierno nos obligue a enfrentarnos y sobre todo a coartarles su libertad de transitar”, explicó.

Mondragón dijo que si bien el lunes reiniciarán las pláticas con las autoridades del INAH, no descartó aplicar acciones radicales si no hay un acuerdo tangible para los comuneros, quienes consideran injusto que mientras sus tierras generan un ingreso diario a la Federación por el cobro de ingreso a la zona arqueológica y museo de Xochicalco, ellos no reciban nada por el usufructo de sus tierras.

Este mismo grupo fue el que evitó la apertura de la zona arqueológica de Xochicalco, el pasado 21 de marzo.