Comerciantes piden seguimiento tras desalojo en Río Tijuana

El presidente de la Canacope de Tijuana, indicó que no se trata sólo de haber realizado un operativo para la “limpia” del referido canal de la Zona Río.

Tijuana

Comerciantes de esta frontera consideraron necesario que autoridades den seguimiento a las acciones de desalojo de indigentes que vivían en la canalización del Río Tijuana.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño, Servicio y Turismo (Canacope) de Tijuana, Heriberto Villalobos Rentería, indicó que no se trata sólo de haber realizado un operativo para la “limpia” del referido canal de la Zona Río.

Mencionó que el comercio organizado demanda que las autoridades tijuanenses le den continuidad al paradero de quienes ahí vivían, llevar a los adictos a los centros de rehabilitación y a los enfermos a los hospitales correspondientes.

Reconoció que uno de los principales problemas que padecían los comerciantes eran los actos delictivos que cometían algunas personas que ahí vivían, originado por los niveles de adicción a las drogas que prevalecía en dicha zona.

Sin embargo, además vivían personas que padecían diverso tipo de enfermedades, tales como la tuberculosis y hasta la demencia, lo que obliga a las autoridades a proseguir, luego de la evacuación de tales personas, a encauzarlos y dar seguimiento a su situación.

“No se trataba sólo de personas que vivían ahí, sino de otras que realizaban actos ilícitos redituables para ellos, tales como la venta de droga y alcohol, y aunque termina un capítulo, es indiscutible que se abre otro: el seguimiento al caso”, mencionó.

Villalobos Rentería señaló que omitir tal seguimiento, podría “resultar más dañino que lo que era cuando se encontraban en la canalización”, pues comercio y colonias aledañas podrían resultar afectadas si esas personas deambulan ahora sin control por toda la ciudad.

“Comienzan a verse lunares de personas en los estacionamientos de negocios, banquetas, fuera de comercios, lo que puede incluso representar focos de infección al satisfacer sus necesidades fisiológicas, además de la inseguridad que provocarían”, anotó.

Al comienzo del presente mes, autoridades de Tijuana llevaron a cabo un operativo de desalojo de personas que vivían bajo puentes o en la canalización del Río Tijuana, varios de ellos indigentes o personas adictas a las drogas.

Los argumentos para el desalojo fueron la prevención ante una anunciada llegada de las lluvias que causó en esta frontera el estado de pre alerta, las que podrían poner en riesgo la vida de estas personas, entre ellas migrantes deportados.

Durante el operativo, más de 200 de ellos fueron trasladados de manera voluntaria a algunos albergues y centros de rehabilitación, luego de lo cual se llevaron a cabo trabajos de rehabilitación y limpia, para evitar obstrucciones por las lluvias en ese cauce.

Actualmente en la canalización, que mide 22 kilómetros, patrullas de la Policía Municipal recorren la zona para evitar que más personas se asienten ahí. Algunos deportistas, sobre todo corredores y ciclistas, aprovechan su infraestructura para ejercitarse.

El alcalde Jorge Astiazarán Orcí declaró que el municipio llevará a cabo propuestas al gobierno federal para la implementación de programas que rehabiliten a los antiguos moradores de la canalización del Río Tijuana.

El munícipe aseguró que enfermos de tuberculosis, hepatitis y padecimientos como hipertensión y diabetes, incluso portadores de VIH, ya son tratados en nosocomios, incluso los adictos están en forma voluntaria en centros de rehabilitación.

Entre los planes para estas personas, se encuentran, además de la rehabilitación, incluirlos en programas de empleo, y a otros en condición de deportados, se les ofrecerán los medios para que regresen a sus lugares de origen.