Colima, de los estados con mayor riqueza en vida animal silvestre

En el marco del Día Mundial de los Animales, refirió que Colima cuenta con selvas bajas y medias, bosques de galería y mesófilos,  

Colima

Las condiciones geográficas, climáticas y de ecosistemas con que cuenta, hacen de Colima uno de los estados del país con mayor riqueza en vida animal silvestre, con una gran cantidad de especies y de grupos faunísticos.

“Colima tiene una riqueza importante en ese aspecto, e incluso por la gran cantidad de especies se han declarado algunas zonas naturales protegidas, como la Reserva de la Biosfera en Manantlán, lo que nos da un potencial muy grande”.

Así lo afirmó el biólogo Salvador Wulfrano Ramírez Caba, responsable de la Unidad de Manejo para el Aprovechamiento de la Vida Silvestre en el Parque Regional Metropolitano “Griselda Álvarez”, ubicado en la zona centro de esta ciudad.

Entrevistado sobre el particular, en el marco del Día Mundial de los Animales, refirió que Colima cuenta con selvas bajas y medias, bosques de galería y mesófilos, así como templados por su geografía de alta montaña, “lo que le da cualidades para estar dentro de los estados con una buena cantidad de especies de vida silvestre, muy diversas, y en diferentes grupos”.

Ello permite que la fauna silvestre incluya mamíferos, aves, reptiles, peces, anfibios, arácnidos, artrópodos, insectos, crustáceos, entre muchos otros organismos.

“Por citarte algunos casos, en Colima tenemos la presencia de seis felinos que son casi de los principales en la República, grandes como el jaguar y el puma, y menores como ocelote, tigrillo, leoncillo o jaguarundi, y gato montés o de montaña, que en otra regiones se le conoce como lince”, señaló.

Añadió que también hay especies como la nutria o perro de agua, coyote, zorro, venado cola blanca, tres especies de zorrillos, el tlacuache común y el pigmeo, “mismos que la gente conoce y reconoce, porque a veces se les encuentra en los recorridos carreteros dentro del mismo estado”.

Dijo que si bien en mamíferos existe una cantidad importante de especímenes, en el caso de aves hay también una gran variedad, comenzando por los psitácidos, que es la familia de las guacamayas, loros y pericos.

“También tenemos una gran cantidad de serpientes y lagartos, Colima es uno de los estados que tiene a uno de los dos lagartos más venenosos del mundo, el escorpión o lagarto shaquira, que no es un alacrán sino una lagartija de hasta un metro de longitud, pariente del Monstruo de Gila”, expuso.

Asimismo, continuó, se tiene el cocodrilo más grande de América, el de río o americano, con tallas de hasta 7 metros de longitud, así como el de pantano en la zona costera de la entidad, principalmente.

A pregunta expresa, Ramírez Caba reconoció que no existe un número preciso de las especies de vida silvestre que se tienen en territorio colimense, por lo que es necesario trabajar sobre los inventarios.

“Podríamos señalar una cantidad de ejemplares, pero a lo mejor nos iríamos cortos en cuanto a la precisión… Hasta ahorita no conozco cifras precisas, hay estudios, pero te aportan datos de algunas zonas y no de todo el estado, y es una de las cosas que nos hacen mucha falta, porque sabríamos la riqueza que tenemos”, comentó.

En ese sentido, dijo que los inventarios de animales de la vida silvestre los realizan normalmente centros de investigación y universidades, pero que los estudios se abocan a determinada zona o región y no a todo el territorio colimense.

El biólogo Salvador Ramírez consideró también que el uso y moda de las mascotas ha ido aumentando y extendiéndose riesgosamente a otras especies distintas a las ordinarias, pues mucha gente adopta animales que, en realidad, representan un peligro para la integridad de la misma, de su propietario y del entorno.

“Hay que ver qué consideramos doméstico y qué vida silvestre, pues en lo primero normalmente hablamos del perro, del gato, caballo, vaca; sin embargo, a las preferencias se han venido incorporando animales no domésticos, lo que es ilegal, pues está prohibida la captura de especies silvestres para su confinamiento”, manifestó.

Agregó que, protegidas o no, van incorporando especies riesgosas como un tigrillo o un ocelote, león o tigre de bengala, serpientes como pitón o boa, y hasta cocodrilos, “y lo digo porque de pronto se nos acercan personas para pedirnos asesoría sobre su cuidado, por lo que están manejando una especie silvestre como si fuera doméstica”.

Advirtió que eso no es recomendable, pero admitió que en algunos casos se debe a que las adquieren en lugares autorizados, con registro para la venta, además de que quien adquiere al animal cumple la obligación de registrarlo como mascota o de colección, lo que le permite tener fauna silvestre adquirida de manera legal.

Ramírez Caba dijo que, por principio de cuentas, ningún animal que sea venenoso puede ser mascota, porque la ley así lo establece, y en caso de contar con autorización para un ejemplar silvestre o exótico, se deben cubrir ciertas condiciones en su cuidado, y no generar riesgos para la integridad de quienes lo atienden, del entorno, y del propio animal.

En ese contexto, advirtió que hay animales que se venden, pero que no es prudente tenerlos como mascotas, como, por ejemplo, aquellos organismos que van a ser de difícil manejo por lo peligroso y por el tamaño que pueden adquirir, como los mencionados felinos, las serpientes, e incluso, tortugas.

“Hay gente que está comprando serpientes pitón de Birmania, que son pequeñas, manejables, no son venenosas, pero que llegan a crecer hasta 8 metros de longitud y pesar hasta 300 kilogramos, lo que genera un riesgo, igual que la pitón reticulada, la boa constrictor, la anaconda, entre otros”, destacó.

Indicó que por eso no es recomendable adquirir un organismo o animal sin antes prever cuánto va a crecer o qué necesidades de espacio va a tener.

“En Colima sí hay casos de animales exóticos o peligrosos en casas particulares, lo puedo decir porque hay negocios que los expenden y porque vienen a nosotros precisamente para pedirnos asesoría”, puntualizó.

Mencionó que, domésticos o de la vida silvestre, todos los animales requieren cuidados, pese a lo cual se cometen errores porque se adquiere un ejemplar y no se le da el espacio ni la alimentación apropiada para que se desarrolle correctamente.

“Ellos tienen ciertos requerimientos y no podemos tenerlos por el simple gusto, sino que si vamos a adquirir algo, hay que ver qué es lo que vamos a tener, cómo se debe cuidar, qué es todo lo que requiere el animalito, porque es como un hijo más, y así hay que considerar a las mascotas”, subrayó.