Suspende Coca-Cola servicio en Chilpancingo

Debido a saqueos a camiones repartidores y la retención de dos empleados, la empresa suspendió temporalmente sus operaciones en la cabecera municipal y comunidades de la zona rural de Chilpancingo.

Chilpancingo

Luego de que dos empleados de Coca Cola fueran retenidos por integrantes del Frente Unido de Normales Públicas del Estado de Guerrero (Funpeg), la empresa suspendió su servicio durante cinco días en Chilpancingo.

Desde esta mañana los camiones repartidores de la compañía refresquera se quedaron en la bodega de FEMSA, ubicada sobre la lateral del boulevard Vicente Guerrero, entre las colonias Vista Hermosa y del PRI, aproximadamente a 100 metros de las instalaciones de la 35 Zona Militar.

Mientras que en un refrigerador ubicado en la entrada principal del almacén los directivos colocaron una cartulina en la que avisaron, escuetamente, del cese temporal de las operaciones debido a cuestiones de inseguridad.

Los promotores de ventas informaron en los expendios, tiendas y comercios que durante cinco días no habrá servicio y que será hasta el miércoles cuando vuelvan a distribuir el producto.

- Jefa, nomás para informarle que no habrá refresco de nosotros desde este viernes hasta dentro de cinco días, reanudamos el miércoles.

- Híjole, justo hoy les pensaba encargar unas rejas; al menos dos de botella de cristal y como cuatro de dos litros.

- Ni modo, cuestiones de inseguridad, es lo que dicen los jefes. La bodega principal también estará cerrada.

Se escuchó en un establecimiento que visitaron los promotores.

La suspensión en la distribución del producto es en la cabecera municipal, así como en las comunidades ubicadas en la zona rural de Chilpancingo y algunos municipios de la región Centro de la entidad.

Los hechos que llevaron a la suspensión de actividades

El 26 de septiembre de 2014 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fueron atacados por policías de Iguala y sicarios del cártel de Guerreros Unidos, lo que dejó un saldo de seis muertos y 43 normalistas desaparecidos.

Hasta el momento solo se han identificado los restos de Alexander Mora Venancio, joven originario del Pericón, en el municipio de Tecoanapa.

Como medida de presión, los estudiantes de Ayotzinapa, respaldados por profesores disidentes y organizaciones sociales, han impulsado la toma de casetas para pedir la cooperación de los automovilistas, además del saqueo de camiones distribuidores de alimentos chatarra y refrescos, principalmente de Coca Cola.

Ante la constante intercepción y saqueo de sus unidades, los ejecutivos de Coca-Cola decidieron presentar una denuncia penal en contra de quien o quienes resulten responsables.

La querella cobró efectos legales el 17 de febrero, cuando la policía estatal detuvo a tres integrantes del Funpeg relacionados con el saqueo de camiones repartidores.

Debido a estas detenciones, miembros del Funpeg y la CETEG se trasladaron a la bodega de FEMSA, de donde se llevaron al gerente y subgerente para exigir la liberación de quienes fueron capturados.

Los normalistas llevaron a los empleados de Coca Cola hasta la plaza central, donde ocurrió un enfrentamiento con policías estatales, que dejó un saldo de dos maestros detenidos y al menos 10 lesionados, entre ellos cuatro policías, cuatro manifestantes y dos reporteros.

Después de varias horas de tensión, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Ramón Navarrete Magdaleno, intervino y logró un trueque entre detenidos por ambos bandos.

Los empleados de Coca Cola fueron liberados la madrugada del 19 de febrero, una vez que los tres normalistas y los dos maestros volvieron al campamento que la disidencia mantiene en la plaza central de Chilpancingo.