“Clausuran” ciudadanos simbólicamente obras en Cuernavaca

Locatarios denuncian que dichos trabajos no eran necesarios y afectan el entorno histórico, además han provocado el cierre de comercios y bajas ventas.
Eduardo Maigre, uno de los voceros de la Coordinadora Morelense de Movimiento Ciudadanos, dijo que que la obra no cuenta con permisos del Ayuntamiento de Cuernavaca, pero tampoco del INAH.
Eduardo Maigre, uno de los voceros de la Coordinadora Morelense de Movimiento Ciudadanos, dijo que que la obra no cuenta con permisos del Ayuntamiento de Cuernavaca, pero tampoco del INAH. (David Monroy)

Cuernavaca

Comerciantes establecidos y ciudadanos de esta capital, clausuraron de forma simbólica obras de embellecimiento de una de las zonas más emblemáticas e históricas de la capital de Morelos, al denunciar que dichas obras no eran necesarias, afectan el entorno histórico, y en cambio, afectaron la vialidad y redujeron ventas en más del 90 por ciento.

Ciudadanos, transportistas y comerciantes de la zona conocida como El Calvario, interceptaron a funcionarios del gobierno de Morelos y del Ayuntamiento que realizaban un recorrido de supervisión, quienes fueron obligados a detenerse para escuchar las demandas y las exigencias de los afectados.

Antes un grupo de habitantes, aglutinado en la Coordinadora Morelense de Movimiento Ciudadanos (CMMC), clausuró simbólicamente dichas obras que incluyen el remozamiento de la calle Ricardo Linares, la plazoleta de la iglesia del Calvario y el Chapitel de la Virgen de Guadalupe, que después de cuatro meses de trabajos ha generado el cierre de comercios como restaurantes y una agencia de viajes por la reducción en las ventas de más del 90 por ciento, aseguró Rosario Cruces, una de las afectadas y propietaria del restaurante, "Sabores de Morelos".

La calle Ricardo Linares y el Chapitel del Calvario, forman parte de la historia de la Cuernavaca pre y post revolucionaria.

El chpitel, que guarda a una Virgen de Guadalupe, era la última parada de los viajeros, antes de emprender su camino rumbo a la ciudad de México. Independientemente de otros momentos histórico, uno de los momentos que más se recuerdan en los libros de historia, fue la ocasión cuando dicha imagen fue derribada con cuerdas y caballos por Camisas Rojas de Tomás Garrido Canabal, líder político de Tabasco y ardiente ateo y anticlerical, pariente directo del mismo gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreú.

La calle Ricardo Linares, era la primera calle que trascendía tras la carretera México-Cuernavaca. Era la puerta de acceso a la ciudad. La zona es emblemática también porque cada 12 de diciembre, no sólo se realiza la fiesta a la Virgen de Guadalupe, sino también se coloca un tianguis tradicional con motivo de dicha celebración católica.

Eduardo Maigre, uno de los voceros de la CMMC, aseguró que la obra no cuenta con permisos del Ayuntamiento de Cuernavaca, pero tampoco del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), organismo que –de nueva cuenta- pasa por alto la legislación y permite obras de remozamiento y de destrucción su haber realizado un estudio y advertencias previas a las autoridades, como es el caso también de la ampliación de la autopista La Pera-Cuautla.

Maigre aseguró que dicha obra no era prioritaria ni necesaria, porque además, se desconoce el proyecto completo. Ello –dijo—está relacionado "con los rumores" que aseguran que la obra se realiza para beneficiar a un reconocido hotel y restaurante ubicado en la zona, y que habría sido comprado por el mismo gobernador de Morelos, Graco Ramírez, según dijo.

Por su parte, Víctor Manuel Escobar, subsecretario de Obras Publicas del gobierno de la entidad, negó tajantemente que exista un "interés específico" por parte del mandatario estatal en el remozamiento de la zona, negó que se realicen trabajos sin el consentimiento del INAH y el gobierno de la ciudad, y garantizó que las obras estarán listas el próximo 10 de diciembre.