Chofer de 'Monster Truck' no estaba ebrio: Duarte

En entrevista con MILENIO, el gobernador de Chihuahua aseguró que el examen químico que la Fiscalía le realizó a Francisco Velázquez Samaniego resultó negativo de alcohol en la sangre.

Ciudad de México

Los exámenes de sangre realizados a Francisco Velázquez Samaniego, conductor de la camioneta monstruo que causó la muerte de ocho personas en Chihuahua, no reflejan alcohol en la sangre como para marchar un estado de ebriedad, aclaró el gobernador de la entidad, César Duarte.

“Los exámenes de sangre no reflejan el porcentaje de alcohol en la sangre como para marcar un estado de ebriedad, sin embargo las declaraciones de él mismo manifiestan que la falta de pericia y una responsabilidad directa del manejo del vehículo provocaron el accidente”, explicó.

En entrevistas, por separado con Azucena Uresti y Héctor Diego Medina, para Milenio Radio y Milenio Televisión, el mandatario señaló que el mismo conductor al ser detenido por uno de los agentes de tránsito declaró que había bebido dos sorbos de cerveza, previo a la exhibición.

“Los exámenes de sangre, insisto porque se está haciendo una investigación más minuciosa, no reflejan el porcentaje en la sangre como para haber marcado un estado de ebriedad, sin embargo el hecho de que haya ingerido y las declaraciones de él mismo manifiestan falta de pericia y una responsabilidad directa en el manejo del vehículo”, detalló.

Sobre cómo fue el accidente, Duarte dijo que Velázquez Samaniego reconoció cuando regresa en sentido contrario, lo que no había hecho ningún otro vehículo, ya queda muy cerca de las gradas, y cuando cae, pierde el conocimiento porque se impacta su cabeza hacia el frente.

“Los video y todos los videos se ve como se presiona el acelerados, lo que refleja el peso del cuerpo del chofer y si está oprimiendo. No debió haber regresado, no estaba autorizada la segunda vuelta, nos dicen los organizadores”, señaló.

El gobernador de Chihuahua recordó que las 87 personas que resultaron heridas fueron atendidas de manera inmediata, por lo cual 58 ya fueron dadas de alta; 29 siguen internados; 13 de los cuales permanecen en terapia intensiva, dos de ellos, un hombre y una mujer se encuentran muy graves, y 16 están estables.

De las ocho personas que fallecieron, cinco fueron en el lugar y tres más en los hospitales que eran atendidos, de ellos cuatro son menores de edad.