Hay casos de chikunguya en 21 estados; Colima es el más afectado

De acuerdo con la Secretaría de Salud, hay 8 mil 303 casos confirmados; la enfermedad incapacita a los infectados por inflamación de articulaciones.

México

En México el virus del chikunguya ha afectado a 8 mil 303 personas, siendo Colima la entidad donde se ha detectado el mayor brote y ha provocado que familias completas sufran de incapacidad temporal a causa de los intensos dolores en articulaciones.

Cuitláhuac Ruiz Matus, director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud, explicó que aunque Guerrero registra el mayor número de casos (mil 580), seguido de Oaxaca (mil 115) y Veracruz (mil 82), por densidad poblacional Colima es la entidad más afectada con 904 casos.

La enfermedad que llegó a México en junio de 2014, a través de una turista que viajó al Caribe y cuyo primer caso de contagio autóctono se registró en diciembre de ese año en una niña oriunda de Chiapas, ya se extendió a 21 estados del país con la posibilidad de seguir avanzando hacia el norte en las siguientes semanas.

Estos 8 mil 303 casos confirmados por laboratorio de ninguna manera son el total de casos que existen en el país, afirmó el especialista.

"La vigilancia epidemiológica para este padecimiento, aquí y en cualquier parte del mundo, es centinela, lo que significa que se toman muestras de laboratorio para conformación solo de un porcentaje de los pacientes que presentan cuadros compatibles con este padecimiento".

"Por eso el chinkunguya, que es un vocablo kimakonde, un dialecto en África donde se describió en los años 50, quiere decir el que camina encorvado, o el que anda encorvado porque la característica básica es el dolor en las articulaciones", aclaró Ruiz Matus.

El especialista descartó que haya alerta local por lo brotes reportados, aunque dijo que se trata de un virus que llegó para quedarse y que difícilmente se va a erradicar.

Lo cierto, dijo, es que de acuerdo con la evidencia científica no hay reportes de reinfección y por ello se espera que para el siguiente año comiencen a disminuir los casos y se vuelva endémico.

De diciembre la fecha, de acuerdo con Víctor Hugo Borja Aburto, jefe de la Unidad de Atención Primaria a la Salud del IMSS, se ha otorgado alrededor de 40 mil incapacidades, de cinco días en promedio, a los trabajadores afectados y con sospecha de tener el virus, que representa un gasto de 7 millones de 30 millones destinados a esta enfermedad; sin embargo, solo 2 mil están debidamente confirmados.

Tan solo en Colima, los servicios de salud del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) yel Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) han abierto áreas para atender a los pacientes que presentan, en un lapso de siete días de incubación, fiebre y dolor de cabeza, una reacción inflamatoria centrada en articulaciones del cuerpo.

Temor y controversia

En Colima el virus ha desatado controversia y temor sobre su origen. Además ha saturado los servicios médicos y ha generado incapacidades laborales y escolares, así como pérdida de poder adquisitivo entre sectores pobres, como los campesinos.

La desesperación por lo prolongado de la recuperación, que puede tardar entre uno y seis meses, ha derivado en conductas peligrosas como automedicación, uso de tratamientos agresivos con cortisona, incluso supuestos remedios caseros y pastillas vendidas sin nombre por seudomédicos.

"Dependía de mis hijos"

"A mí me incapacitó completamente, alrededor de cuatro días, y no podía moverme, caminar, sentarme y mucho menos pararme. Dependía de mis hijos, de mi familia. Solo intentar levanta r los brazos me generaba un dolor horrible", dijo Miriam Susana Vadillo Gómez, gestora del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en Colima.

Como solo se le otorgó paracetamol, dijo, recurrió a otros especialistas que le recetaron cortisona, "la cual es bastante riesgosa".

MILENIO realizó un recorrido por las comunidades afectadas. Ahí la señora Teresa Ruiz Pérez, de 80 años, ama de casa y enferma desde hace un mes, también comentó que debido a que ha sufrido de intensas dolencias, calentura y que no puede mover su mano derecha ha optado por comprar pastillas rosas que le vendieron sin nombre o caja para aminorar los dolores, los cuales le impiden hacer sus labores domésticas y personales.

Norma Nely Salgado, gestora médica de la secretaría del sindicato de Comunicaciones y Transportes en Colima, tiene un mes enferma. Camina, como dicen en la zona, como viejito, dando pasos lentos y cortos.

"Tengo la rodilla inflamada. No puedo doblarla. Tengo que estar agarrada de algo para estar parada un rato. Si me siento, se me dificulta pararme".

La gente ignora que el virus es de baja letalidad, pero ellos afirman que es el causante de varios decesos.

Dicen que no es mortal, pero sí agrava la salud

Guillermina Vera Nuño, ama de casa, relató que a su familiar, Arturo Aceves López, de 72 años, le hicieron los exámenes que dieron positivo a chikunguya. "Tuvo un preinfarto. Hablamos a la Cruz Roja, primero no se lo querían llevar, luego regresaron por él, ya llegó al hospital con infarto. Estuvo 11 días internado y al doceavo falleció, dijeron que era a causa de las complicaciones de la diabetes. Dicen aquí que la gente no se muere por eso, pero agrava la salud y, al parecer, sí se mueren".

"La letalidad en todo el continente ha sido muy baja y en México, hasta este momento, no se ha confirmado ninguna muerte", dijo Ruiz Matus, director general de Epidemiología.

"Este padecimiento, como cualquier otro, llámese dengue, afecta más a los pacientes que tienen comprometido sus sistema inmune".

Destacó que cualquier tipo de coinfección pudiera agravar el cuadro, lo que no quiere decir que murió por chikunguya.

Armería, el más afectado

El municipio de Armería es de los más afectados en Colima, donde habitan alrededor de 28 mil personas y en apariencia la mitad de la población ya ha tenido síntomas de la enfermedad.

Patricia Macías Gómez, presidenta municipal de Armería, reconoció que la enfermedad ha tenido un impacto importante.

"Quizá la mitad de la población ha manifestado la sintomatología. No me atrevo a decir que la mitad de la población tiene chinkinguya porque para eso se requiere un examen, pero si han estado enfermos. Cuando la Secretaría de Salud manejaba que teníamos 10 casos confirmados, todo el pueblo estaba enfermo".

Aseguró que han hecho una intensa campaña, casa por casa, junto con las autoridades sanitarias locales y federales para eliminar de los hogares todas las fuentes de reproducción del vector, como son los cacharros y agua acumulada, por lo que realizan fumigaciones.

Y es que uno de los problemas que enfrentan, dijo, es que muchas familias juntan objetos donde se acumula agua estancada y son propicios para el criadero de los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus.