Se esperan grandes inversiones en el desierto de Chihuahua: Duarte

El gobernador del estado indicó que el desierto será atravesado por un gran gasoducto que permitirá la explotación de grandes reservas de gas natural.
César Duarte Jáquez
César Duarte Jáquez

Chihuahua

El panorama socioeconómico de Coyame del Sotol cambiará diametralmente el próximo año “con inversiones multimillonarias por la explotación de grandes reservas de gas natural”, anunció el gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez.

Así lo expresó en la toma de protesta de Sergio Álvarez Nieto como alcalde del municipio, luego de que le ganara –en una segunda vuelta- al candidato del PAN el pasado mes de noviembre, al empatar con 666 votos en las elecciones de julio.

Tras señalar que el desierto será atravesado por un gran gasoducto, dijo que los primeros 375 kilómetros del mismo, se construyeron en tiempo récord de Ciudad Juárez a esta capital, cuando en otras regiones del país, se llevan dos años para construir 3 o 4 kilómetros por el conflicto que genera la propiedad de la tierra.

“El panorama socioeconómico de esta región cambiará diametralmente con inversiones multimillonarias por la explotación de grandes reservas de gas natural a través de un gran gasoducto que atravesará el desierto chihuahuense…”.

“Esto ha determinado nuevos canales, uno que entra por Ojinaga y va hasta Torreón, Coahuila, con adicción a Parral, con lo cual se dotaría del energético a todo el estado, con precios más bajos que consolidan el establecimiento de industria pesada en Chihuahua”, resaltó.

Más adelante reconoció la madurez y civilidad política de los coyamenses, donde después de un proceso electoral culminó con la elección del Gobierno Municipal que encabezará a partir de hoy, Sergio Álvarez Nieto.

Durante su discurso se comprometió con este municipio, donde su esposa, Bertha Gómez de Duarte, titular del DIF Estatal, entregó una nueva ambulancia, y anunció la  construcción de la carretera La Paz-Presa Cañón de Barrera.

“La zona desértica de Coyame, Ojinaga y otros municipios se convertirá en la región económica más pujante a partir de 2014, porque el nuevo gasoducto servirá para anclar más empresas, nacionales y extranjeras”.

“Con más empleos mejor pagados, que además de elevar la calidad de vida de los habitantes, propiciará el regreso de quienes abandonaron la zona por falta de oportunidades, así como la llegada de profesionistas nacionales y extranjeros”, indicó.

Duarte precisó que estos proyectos se derivan de la reforma energética impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto, “quien ha puesto sus ojos en esta región, por lo que los habitantes del desierto deben aprender a administrar la riqueza venidera, misma que han esperado por años”, concluyó.