Chiapas se suma a petición de justicia por caso Ayotzinapa

El secretario de Gobierno del estado destacó que aquí existen garantías de seguridad para marchar y protestar, pues reconocen el derecho a la libre expresión.
Organizaciones magisteriales, civiles, campesinas y el EZLN realizaron una marcha silenciosa en solidaridad con familiares de los desaparecidos y normalistas.
Organizaciones magisteriales, civiles, campesinas y el EZLN realizaron una marcha silenciosa en solidaridad con familiares de los desaparecidos y normalistas. (Hermes Chávez)

Chiapas

Tanto el gobierno de Chiapas como organizaciones magisteriales, civiles, campesinas y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional se sumaron este miércoles a la exigencia de justicia y localización con vida de 43 normalistas "desaparecidos" en Ayotzinapa, Guerrero.

Eduardo Ramírez Aguilar, en nombre del gobierno de Chiapas encabezado por Manuel Velasco Coello, refrendó la libertad de expresión en esta entidad, en la que constantemente se efectúan manifestaciones públicas.

El encargado de la política interna de Chiapas se sumó al llamado que hizo el presidente Enrique Peña Nieto para que se aplique la ley a los responsables de los hechos ocurridos en Guerrero que, dijo, son indignantes, dolorosos e inaceptables.

"En Chiapas creemos firmemente en el diálogo, en la unidad, en el entendimiento, en el apoyo solidario a los diversos grupos sociales, en los campesinos, en las mujeres, en los jóvenes, en los niños y en todo aquello que inspira a un Gobierno a trabajar".

Respecto a las movilizaciones anunciadas por sindicalizados del SNTE, EZLN, normalistas y estudiantes de las escuelas normales del estado, y diversos grupos sociales, Ramírez Aguilar precisó que en esta entidad federativa existen las garantías de seguridad para marchar y protestar, "ya que reconocemos el derecho a la libre expresión como algo inherente al ser humano".

Por su parte, más de 43 mil integrantes de la Sección VII del SNTE se desplegaron en diversos municipios, entre estos Tuxtla Gutiérrez, capital del estado, Tapachula, Motozintla, Palenque, San Cristóbal y Ocosingo.

Según Adelfo Alejandro Gómez, dirigente sindical, con los hechos ocurridos en Iguala, el gobierno mexicano ha llegado al punto más "álgido" de la represión, convirtiéndola en terrorismo de Estado.

Aseguró que el régimen mexicano cumple órdenes de la "oligarquía internacional", imponiendo las reformas estructurales sin importar "el derramamiento de sangre y luto en aquellas familias donde estudiantes y dirigentes de distintas organizaciones se han atrevido se han atrevido a elevar las protestas en varias partes del país".

Por su parte, el EZLN mostró su respaldo a los normalistas, sumándose y asumiendo "su dolor", al tiempo de enviarles un mensaje: "No están solos".

El grupo insurgente anunció una movilización silenciosa que se efectuará por las principales avenidas del municipio de San Cristóbal de las Casas, convergiendo en el centro histórico de esa ciudad.