No se regularizarán invasiones en Montes Azules: Secretaría de Gobierno

En esa zona se han registrado al menos 37 grupos de invasores indígenas y campesinos que han mantenido pugnas violentas por el control de la reserva natural. 
El secretario de Gobierno de Chiapas.
El secretario de Gobierno de Chiapas. (Hermes Chávez)

Tuxtla Gutiérrez

Como parte del compromiso y responsabilidad para la actual administración Chiapas en la conservación de las reservas naturales de Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar, secretario de Gobierno, afirmó que no habrá regularización de ninguna invasión que se encuentre dentro de la Reserva de la Biósfera de Montes Azules (REBIMA).

El encargado de la política interna del estado precisó que un gobierno ambientalista tiene dentro de sus prioridades la conservación del medio ambiente, en especial de la Selva Lacandona, que en los últimos 20 años ha perdido más del 50 por ciento de su extensión original.

“Es un compromiso y una responsabilidad para este Gobierno la conservación de las reservas naturales con que cuenta Chiapas, tal y como se señala en el Eje de Medio Ambiente del Plan Estatal de Desarrollo.  Es por ello que no se regularizará grupo alguno que se encuentre ubicado dentro de la reserva de los Montes Azules”, enfatizó.

Sin embargo, precisó que se trabaja de manera coordinada junto con el Gobierno Federal para la atención de esta problemática, siempre privilegiando las políticas ambientalistas.

En este sentido dijo que se tomarán acuerdos con los nuevos Órganos de Representación y Vigilancia de la REBIMA, para trabajar con base a las políticas públicas de conciencia ambiental que impulsa el Gobernador, toda vez que el periodo de las actuales autoridades ejidales vence el próximo 29 de abril.

Ramírez Aguilar detalló que la reserva de la Biósfera Montes Azules, que comprende 331 mil hectáreas, la cual se encuentra dentro de la Selva Lacandona es considerada el primer pulmón de México y el segundo de América Latina, después de la Selva del Amazonas.

En esa zona se han registrado al menos 37 grupos de invasores indígenas y campesinos que han mantenido pugnas violentas por el control de la reserva natural, manteniéndose en una precaria situación socio económica.