Cesan a 30 agentes de Tapachula por anomalías en un año

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública señaló que las principales causas del despido son la corrupción y agregó que al menos 15 fueron puestos a disposición del agente del MP.

Tapachula

La Secretaría de Seguridad Pública ha cesado en este año a 30 elementos por diversas irregularidades, principalmente por corrupción, reportó su titular, Carlos Gilberto Rosales Amaya.

De ese total, detalló en entrevista, al menos 15 fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público.

Al hacer un balance de las acciones en materia de seguridad en Tapachula, del 1 de octubre del año pasado a la fecha, detalló que han sido detenidas 16 mil 52 personas en el municipio por diferentes faltas.

Agregó que de esa cifra 993 personas fueron puestas a disposición del agente del Ministerio Público, lo que equivale a alrededor del 30 por ciento más que el año anterior.

Basado en los delitos de alto impacto que han sido denunciados ante las autoridades y en un comparativo entre 2012 y 2013, indicó que en Tapachula se ha reducido en un 75 por ciento el número de los homicidios.

Señaló que además se han denunciado 30 robos a casas-habitación, 28 a comercios, 52 a transeúntes, ocho violaciones sexuales, 34 por violencia intrafamiliar, entre otros, que en términos generales han disminuido en alrededor del 20 por ciento.

El funcionario municipal afirmó que las tareas no han sido nada fáciles, sobre todo cuando hay en promedio sólo 200 policías por turno para vigilar a un municipio como Tapachula, de casi 500 mil habitantes distribuidas en unas 600 comunidades, entre rurales y urbanas.

"Consideramos que para atender las necesidades de Tapachula se requieren de al menos mil elementos más por turno", enfatizó.

Resaltó que uno de los grandes problemas internos que había en la dependencia era la falta de capacitación profesional de los elementos, a quienes por años se les dio algunos cursos pero sin validez oficial y con ello estaban imposibilitados a superarse.

Ante ello, en este año empezaron con el curso inicial de formación policial, "el cual debieron de haber tomado desde hace 20 años".

En él, los uniformados aprenden el uso profesional del equipo policial, defensa personal, marco legal, derechos humanos y otras herramientas de uso común en sus actividades cotidianas, destacó.

A la par, se firmaron una serie de convenios con las secretarías de educación federal y estatal para que 25 elementos concluyan sus estudios de nivel secundaria y 15 el bachillerato.

Enfatizó que se han enfocado no sólo a la modernización de la dependencia, sino también a la transparencia en el uso de los recursos económicos, materiales y humanos, así como la profesionalización de los elementos y a trabajar bajo un proyecto apegado a la normativa.