Celebran bodas gay en Acapulco

Por primera vez en el puerto se realizaron uniones de personas del mismo sexo, donde el gobernador Rogelio Ortega fue el padrino de las 20 parejas contrayentes. En el festejo hubo mariachis.

Acapulco

Por primera vez en Acapulco 20 parejas protagonizaron una boda gay, en el cual unieron sus vidas a través de los matrimonios igualitarios.

Como marco la playa Dominguillo, 15 parejas de mujeres y cinco de hombres, públicamente decidieron unir sus vidas, algunas de las cuales ya tienen ocho y hasta diez años viviendo juntos.

Ante el gobernador del estado, Rogelio Ortega Martínez y su esposa Rosa Icela Ojeda Rivera las 20 parejas, recibieron su constancia matrimonial, con lo que se convierte en un hecho histórico en la entidad.

Eran las 18:47 horas, cuando la oficial del registro civil, Sara Luna Cruz, pidió a las 21 parejas de contrayentes que se pudieran de pie. Muchas personas del público también se pararon, lo que obligó a precisar "solo las parejas", lo que arrancó risas y aplausos entre los presentes.

En seguida pidió que se tomaran la de mano y evocó a declaratoria de matrimonio y con ello concreto por primera vez en la historia del estado de Guerrero, la primera boda gay para 20 parejas.

Así desde los asientos de los familiares, amigos y asistentes surgieron los gritos y aplausos cuando subió la primera pareja.

Al entregarles su acto la mostraron orgullosas y la vox populi enloqueció y exigió, ¡beso!, ¡beso!, ¡beso!

Luego otra, y otra pareja, en seguida subieron dos hombres, uno entregó el anillo de boda a su pareja. Y nuevamente los asistentes gritaban eufóricos beso, beso, y en respuesta de abrazaron.

El calor sofocante no importó, cada una de las parejas mostraba el anillo, el ramo de flores y se besaban sin recato alguno, se dejaban fotografiar, se abrazaban y se les podía ver felices y enamorados.

Cien solicitudes ya elaboradas para realizarse enlaces matrimoniales "privados"

Además se reveló que de Acapulco y Chilpancingo hay cien "solicitudes", ya elaboradas y que los contrayentes habrán de celebrar el matrimonio en eventos que serán de carácter privado.

"Eso no es todo, hay un número mayor de personas que han solicitado asesoría y que piden que sea reservado el acto", indicó la directora del Registro Civil, María Inés Huerta Pegueros.

Ortega Martínez, calificó los enlaces matrimoniales como "un hecho histórico, en Guerrero, donde amar es un derecho", expresó.

Desde temprano iniciaron los preparativos para llevar a cabo la primera boda gay masiva en Acapulco, en el restaurante "El Anzuelo", donde el gobernador brindó y degustó bocadillos con los contrayentes.

Durante el evento, cuando el gobernador hacía uso de la palabra, y como en todos los festejos no faltó el imprudente, un hombre que alcoholizado metió más de media mano al pastel y se relamió los dedos.

En seguida el hombre, en evidente estado de ebriedad, empezó a proferir insultos y se negaba a abandonar el presidium, argumentaba "soy turista, no me pueden tocar, soy turista", decía, pero poco a poco lo sacaron del lugar y lo sometieron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública.

Antes de finalizar ingreso el mariachi "Sol de Acapulco", que entonó varias de sus canciones, mientras se repartía el pastel y se llevaba a cabo el brindis a la que todos los asistentes tuvieron acceso.

Para cerrar con broche de oro, prendieron fuegos pirotécnicos entre ellos cascada de luces y lanzaron cañones de colores, hecho lo anterior, terminó la primera boda gay en la historia de Acapulco.