Causa problemas ambientales basura magisterial en Chiapas

La Secretaría de Servicios Municipales de Tuxtla Gutiérrez dijo que desde agosto pasado cuando profesores iniciaron su plantón generaron más de 285 toneladas de desperdicios

Chiapas

Desde el inicio del plantón magisterial el 28 de agosto de este 2013, los maestros en paro han producido más de 285 toneladas de basura, de las que sólo se han podido recuperar para su procesamiento unas 50 toneladas, estimó la Secretaría de Servicios Municipales del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez.

Desechos orgánicos, pet y cartón proliferan en el primer cuadro de Tuxtla Gutiérrez a causa del plantón que mantienen maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) desde hace 78 días, causando un problema ambiental a esta ciudad, informó la dependencia.

Además de la interrupción de diversos servicios, entre estos los de limpia, los malos olores son constantes en el Parque Central y zonas aledañas, donde también están instalados baños portátiles para el servicio de los docentes que intentan abrogar las leyes educativas contempladas en las reformas estructurales del país por el gobierno federal.

Según esa dependencia municipal, diariamente unos 800 maestros que se mantienen en el campamento contribuyen a generar casi dos toneladas de basura que se suman a igual cantidad que normalmente se recolectaban, sin embargo, la problemática radica en los líquidos que los trabajadores educativos arrojan en la vía pública.

Diariamente grupos de docentes se dedican a juntar y depositar las bolsas con desechos a las afueras del campamento en el Parque Central, sin embargo no logran reunir toda la basura y los líquidos que se acumulan por preparación de alimentos e, incluso botes con orines son descargados en jardineras y árboles de la zona, a pesar de que existen alcantarillas cuya utilización permitiría disminuir el impacto ecológico.

Hasta el momento, el Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez, presidido por Samuel Toledo Córdova Toledo, considera que aún no se ha generado una alerta, pero sí un problema ambiental por lo que sólo se han incrementado las brigadas de recolección manual y a través de camiones compactadores.