Castiga lluvia zona urbana y rural de Hermosillo

Ejidatarios de La Victoria denuncian que el ex gobernador Eduardo Bours, construyó un fraccionamiento en zona protegida y la barda bloquea el curso natural del Río San Miguel.
La barda del fraccionamiento "Ribiera del Pitic", obstruye el curso natural del Río San Miguel y fue fincada ilegalmente en una zona protegida.
La barda del fraccionamiento "Ribiera del Pitic", obstruye el curso natural del Río San Miguel y fue fincada ilegalmente en una zona protegida. (Felipe Larios Gaxiola )

Hermosillo

La lluvia que azotó la noche de ayer en la capital y el norte de la zona rural, causó daños a unas cuatro mil familias y pérdidas materiales por cerca de 10 millones de pesos, informó el gobierno de Sonora.

En comunicado de prensa, el gobierno precisa que el gobernador Guillermo Padrés Elías solicitó a la Secretaría de Gobernación que declare como zona de emergencia al área afectada por el fenómeno.

El director de la Unidad Estatal de Protección Civil, Ernesto Portugal García, dijo que la lluvia de la noche del jueves alcanzó en algunos puntos hasta 100 mm.

Expuso que habitantes de la zona norte y noroeste de la capital, reportaron daños en viviendas y en el área rural comuneros se quejaron porque la barda de un fraccionamiento residencial impidió el libre corrido de las aguas de lluvia.

Habitantes del ejido La Victoria, cercano a la presa local "Abelardo L., Rodríguez", dijeron que el fraccionamiento "Ribiera del Pitic", montó una barda de siete kilómetros que bloqueó el curso natural del Río San Miguel.

Los ríos San Miguel y Sonora desembocan en la presa "Abelardo L., Rodríguez", que surte parte del agua potable que consumen los 800 mil capitalinos.

Los ejidatarios de "La Victoria" han denunciado que el fraccionamiento, cuya propiedad se le atribuye al ex gobernador Eduardo Bours, fue fincado ilegalmente en una zona protegida.

La lluvia del la noche del jueves, dejó en la zona urbana de la capital daños por 10 mdp., y el gobierno municipal dijo que en la zona rural resultaron afectadas unas 150 familias que, sin embargo, no fueron evacuadas.