Al llevarse a mi hijo, se llevaron un pedazo de mi corazón: papá de normalista

Durante la marcha que se realizó en Tlaxcala, comerciantes del centro bajaron sus cortinas ante el temor de un saqueo.

Tlaxcala

Alrededor de las 14:00 horas, el contingente de la Caravana por Ayotzinapa llegó al centro histórico de Tlaxcala para realizar una concentración masiva a fin de demandar la aparición de 43 normalistas que desaparecieron desde el pasado 26 de septiembre.

Durante su caminata, causaron miedo entre comerciantes del primer cuadro de la ciudad, quienes decidieron cerrar sus establecimientos ante el temor de posibles saqueos. En tanto, la policía estatal y la intermunicipal aplicó un operativo para evitar desmanes por parte de estudiantes.

En este momento, hay un mitin en el centro de la capital donde Mario padre del estudiante originario de Huamantla, realiza un discurso. En su arenga indicó "se llevaron un pedacito de corazón, lo extraño mucho y por eso estoy luchando porque regrese a nuestro hogar".

Del mismo modo, externó que "a mi quieren quitar a mi hijo cuando aquí en Tlaxcala decimos que la familia siempre es primero... es mucha la impotencia que sentimos y exigimos que regresen con nosotros... no queremos más estudiantes muertos... no cierren sus negocios comerciantes no somos maleantes, pero si es preciso perder la vida lo haremos".