Clausuran La Parroquia de Boca del Río

Personal del SAT colocó los sellos. La sanción fue por no entregar a tiempo un reporte mensual de la facturación electrónica y estará cerrada hasta el próximo jueves.
Personal del SAT coloca los sellos de clausura en el Gran Café de la Parroquia de los 200 años, en Boca del Río.
Personal del SAT coloca los sellos de clausura en el Gran Café de La Parroquia de los 200 años, en Boca del Río. (Isabel Zamudio)

Veracruz

Personal del Servicio de Administración Tributaria, SAT, colocó sellos de clausura al Gran Café de La Parroquia de los 200 años, ubicado sobre el bulevar Adolfo Ruiz Cortines, en el municipio de Boca del Río.

En los sellos colocados al café emblemático construido para conmemorar los 200 años de la apertura de la cafetería y restaurante más tradicional de Veracruz, a donde llegan políticos y artistas, así como turismo de todos los niveles, se lee la leyenda de "Clausurado por no expedir comprobantes o expedirlos sin requisitos fiscales".

La mañana del lunes el café operó de manera normal, sin embargo, después del medio día llegó personal de la Secretaría de Hacienda para colocar los sellos en todas las puertas de la negociación.

Los empleados de la negociación tuvieron que pedir a la clientela que terminara rápido sus comidas y bebidas porque tenían que cerrar.

De acuerdo al encargado de la negociación, la clausura fue por tres días por lo que el próximo jueves reabrirá sus puertas al público.

Los más afectados con el cierre además de los asiduos clientes son sin duda los meseros que dejan de recibir propinas por sus servicios.

La clausura se debió a que los encargados de la contabilidad de la negociación no entregaron a tiempo un reporte mensual de la facturación electrónica, lo que motivó una primera sanción y como la falla no fue resuelta, por reincidencia procedieron a la colocación de sellos.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados en Veracruz, Daniel Martín Lois lamentó el proceder del SAT.

Eso no sólo afecta a los más de 50 trabajadores que laboran allí, sino a proveedores y prestadores de servicios de la negociación.

Ya el propietario del café, piloto Ángel Fernández, propietario del Café La Parroquia, le comentó al dirigente de la Canirac que están cumpliendo con el trámite exigido para poder seguir operando.

La Cámara le pide a sus socios tener todo en regla y conforme a la ley, pero también reclama del SAT que no clausure, que en todo caso emita alguna multa, pero no cierre los negocios, pues no afecta solo al dueño, sino a cientos de familias que dependen del mismo.

Considera que la sanción del SAT es excesiva, muy fuerte.



MMR