Cachan a maestros con “acordeón” en examen Magisterial en Mérida

El secretario de Educación estatal informó que se interpusieron las demandas correspondientes contra dos profesores ante la fiscalía del estado por copiar en la prueba.

Mérida

El secretario de Educación estatal, Raúl Godoy Montañez, confirmó que por lo menos dos maestros yucatecos fueron detectados con un “acordeón” que contenía las claves de examen para la Carrera Magisterial, por lo que se interpusieron las demandas correspondientes ante la Fiscalía General del estado.

A esto se suma las acusaciones de la SEP de presunta venta del examen 2013 en Yucatán y Chiapas, luego de ser robadas las pruebas en carreteras de Guerrero, obligando a posponer la evaluación.

El funcionario estatal no proporcionó los nombres de los maestros que hicieron trampa, por señalar que son sujetos a investigación, pero explicó que la dependencia procedió penalmente contra los profesores.

En Yucatán participaron alrededor de nueve mil docentes, quienes deberán sustentar de nuevo el diagnóstico cuando así lo disponga la dependencia, pero esto será antes del 15 de julio.

En el marco de la inauguración del Museo del Cráter de Chixchulub en el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán, Godoy Montañez pidió no generalizar este suceso con el resto de los profesores yucatecos, pues según su opinión, los mentores de la entidad han dado buenos resultados en torno a la calidad educativa.

“Nosotros avisamos a la SEP como lo hicieron otros estados y ante ello pusimos una denuncia ante la Fiscalía para investigue la desaparición de la prueba”, apuntó y dijo que están de por medio las plazas laborales.

“Todo está debidamente documentado y a esos maestros se les suspendió en el acto el examen e incluso ya hay denuncias en su contra, mismas que están en proceso de investigación por las autoridades”. Al parecer, uno de los casos es en la zona de Izamal.

Hasta ahora, la aplicación de las pruebas se realiza por conducto de personal externo, mismo que es reclutado por la SEP y se les paga honorarios por cada día que utilizan para ir por el paquete de pruebas, llevarlo hasta la escuela presuntamente sellado, abrirlo y contarle el tiempo a los docentes. Mismo sistema se aplicaba en Enlace y otras pruebas.