CNTE y aliados nos sacaron de escuela alterna: maestro rapado

Hugo Ernesto Ballinas Urbina, director del Bachilleres 10, fue uno de los maestros rapados en Comitán. Lamentó que grupos ajenos a la educación apoyen a la CNTE para impedirles dar clases.
Siete profesores fueron agredidos y rapados por supuestos integrantes de la CNTE en Comitán, Chiapas.
Siete profesores fueron agredidos y rapados por supuestos integrantes de la CNTE en Comitán, Chiapas. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Líderes de la CNTE y de organizaciones afines nos sacaron de un plantel alterno en el que dábamos clases para humillarnos públicamente, acusó Hugo Ernesto Ballinas Urbina, director del Colegio de Bachilleres número 10 de Comitán, Chiapas.

En entrevista con Adela Micha en Imagen Radio, contó que maestros de la CNTE les cerraron su escuela, por lo que empezaron a dar clases en una sede alterna, "desgraciadamente dentro de nuestros planteles hay gente que está infiltrada de la Coordinadora".

Explicó que el martes citó a varios compañeros en la sede alterna, para planear las evaluaciones y poder entregar los certificados a los estudiantes que están por egresar para ir a una institución de educación superior.

"Es ahí cuando nos llegan los líderes y personas de estas organizaciones, y pues la manera muy prepotente, con una bajeza en el vocabulario, y creo que no podemos pasar por alto estas humillaciones de personas que estábamos trabajando", comentó.

Dijo que a ocho los hicieron caminar descalzos unos 800 metros, los sometieron a un tribunal popular y raparon a algunos.

"Queríamos ir a la sombra tantito, pues no, el Sol", contó. "Nos decían que éramos unas personas indeseables, que éramos traidores y que al pueblo le estábamos haciendo daño por no estar en el movimiento".

Ballinas Urbina, quien desde hace 30 años trabaja en el sector educativo, dijo estar decepcionado por la forma en que fueron agredidos.

"Me decepcionó mucho de estas personas que no tienen nada que ver con la educación, pero se aliaron con maestros, con estas células de la Coordinadora. Ellos no entendían razones, era humillante que nos exhibieran de esa manera", dijo.

Indicó que después de la agresión, ocurrida el martes, no ha recibido amenazas, pero sí vive preocupado por él y su familia. En la irrupción de la sede alterna desde donde operaba el Bachilleres 10 perdió un portafolio con documentos como nómina de maestros y papeles de estudiantes.