Si no hay diálogo no habrá elecciones: CNTE a Cué

Rubén Núñez, líder de la sección 22 de la Coordinadora, dijo que se mantendrá el paro y que habrá movilizaciones, luego de que el gobernador condicionara el diálogo a la reanudación de clases.
Rubén Núñez, líder de la Sección 22 de la CNTE advirtió que no les importan las sanciones ni que los suplan.
Rubén Núñez, líder de la Sección 22 de la CNTE advirtió que no les importan las sanciones ni que los suplan. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

La sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) advirtió que si no hay diálogo con el gobierno no habrá elecciones, luego de que el gobernador Gabino Cué condicionara la mesa a la reanudación inmediata de clases.

Rubén Núñez líder de la gremial, afirmó que se mantendrá el plantón y el paro indefinido, además de que habrá movilizaciones, sin descartar el boicot a la jornada electoral del 5 de junio.

“Se lo dijimos claro a Gabino Cué, acerca de que si no hay dialogo no habrá elecciones”, dijo el líder y aseguró que no les importa que los sancionen o los suplan.

Núñez fue enfático al asegurar que los profesores de la Coordinadora no van a regresar a las aulas si no hay respuesta a su pliego de demandas.

Advirtió la sección 22 ha sido tolerante,  y ha dado “muestra de voluntad política".

Condenó que el gobierno de Cué y el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) haya cambiado de decisión para atender sus peticiones, pues en la primera ocasión en la que fueron recibidos en la dependencia y en la que entregaron sus propuestas, y esperaran que comenzara la negociación bajo el esquema de la movilización.

Afirmó que la sección 22 se declara en alerta, dado que el gobierno no descartó la represión y  el desalojo.

Rubén Núñez reiteró que el magisterio disidente pide la realización de tres mesas de negociación, una en el plano político, la segunda en lo jurídico y la tercera en los administrativo, laboral y económico.

Al concluir los bloqueos en las principales entrada y salida de la ciudad los docentes regresaron a su campamento en el centro histórico a pie, realizando actos de vandalismo en comercios, casas particulares y vehículos.

Además retiraron y quemaron la propaganda política que estaban colgada en espectaculares.