CNDH emite recomendación a gobierno de Chiapas por abuso contra activistas

La dependencia emitió esta medida hacia el gobernador de Chiapas y los integrantes del ayuntamiento de Arriaga, por violar los derechos humanos de dos activistas sociales.
Manuel Velasco, gobernador de Chiapas
Manuel Velasco, gobernador de Chiapas (Cuartoscuro)

Chiapas

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió un recomendación dirigida al gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, y a los integrantes del Ayuntamiento de Arriaga, por violaciones a los derechos de dos activistas sociales.

La dependencia informó que los servidores públicos municipales y la Procuraduría General de Justicia de la entidad vulneraron la libertad personal, la defensa, la seguridad jurídica, la legalidad y el trato digno hacia los defensores de los derechos humanos.

La CNDH pidió a las autoridades estatales y municipales implementar lineamientos y acciones para que los servidores públicos de ambas instancias respeten el trabajo que realizan los defensores civiles de derechos humanos en el estado, brindando en todo momento las garantías para el ejercicio libre de su actividad y de sus derechos fundamentales.

También solicitó reparar el daño a las víctimas, organizar cursos sobre capacitación y formación en materia de protección a los defensores de derechos humanos, así como colaborar con la CNDH en la presentación y seguimiento de las denuncias que formule ante los órganos correspondientes contra servidores públicos involucrados.

El 5 de agosto de 2013, dos defensores de derechos humanos, quienes eran integrantes de organismo no gubernamental presentaron queja ante el entonces Consejo Estatal de los Derechos Humanos de Chiapas (actualmente Comisión Estatal), por violaciones a derechos humanos.

Sin embargo, al notar que el organismo tardó en atender su denuncia, promovieron ante la CNDH el recurso de queja. Derivado de esto se emitió acuerdo con el fin de proceder a la investigación y resolución de la misma.

Los agraviados argumentaron que el 02 de agosto de 2013 se trasladaron a la Presidencia Municipal de Arriaga, Chiapas, acompañando a un grupo de habitantes de esa localidad, a recibir la respuesta ofrecida por la autoridad competente respecto de la solución de los problemas que afectaban a esa comunidad.

Momentos después acudió al lugar un servidor público municipal, reprendiendo verbalmente a los solicitantes, quienes fueron detenidos sin orden escrita de la autoridad competente, inmovilizados de las manos y retirados del lugar a empujones por elementos policiales.

Los mantuvieron privados de su libertad e incomunicados en la cárcel del municipio, toda vez que las autoridades municipales presentaron denuncia de hechos en su contra ante la autoridad ministerial, por amenazas y lesiones en agravio de un servidor público y daños a las instalaciones del Ayuntamiento.