CETEG bloquea la Autopista del Sol

Apoyados por padres de familia, los maestros disidentes cerraron por dos horas la autopista en la entrada norte de Chilpancingo, en protesta contra la reforma educativa.

Chilpancingo

Apoyados por padres de familia, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Eduación (CETEG) bloquearon por dos horas la Autopista del Sol, en la entrada norte de Chilpancingo, en protesta contra la reforma educativa.

La jornada comenzó con una marcha cuyo punto de partida fue la avenida de los Insurgentes, cerca del mercado centra Baltazar R. Leyva Mancilla.

En un contingente con cerca de 4 mil personas, jefes de familia y maestros disidentes caminaron sobre los carriles sur-norte hasta llegar al crucero que lleva hacia Chichihualco, aproximadamente a 200 metros del cuartel general de la Policía del Estado.

Ahí, los dirigentes de la CETEG informaron que se quedarían para ejercer presión sobre el gobierno federal, para efecto de que aceptara la instalación de una mesa de trabajo con la CNTE, que en ese momento estaba encapsulada en la Ciudad de México por policías antimotines.

Los padres de familia respaldaron la propuesta de los mentores y se quedaron en el crucero de referencia, de donde fueron desalojados el 28 de abril cientos de habitantes de la Sierra, tras un bloqueo de más de 11 horas.

El cierre de las vialidades mantuvo varados a cientos de automovilistas que pretendían llegar hacia el puerto de Acapulco y la Ciudad de México.

Las personas que llegaban a Chilpancingo a bordo de unidades del servicio público decidieron bajar y continuar con su recorrido a pie.

Tras dialogar con los mentores, los choferes de dos unidades particulares consiguieron que se les permitiera el paso; en uno viajaba una mujer embarazada que estaba a punto del parto, por lo que se le trasladó de urgencia hacia el hospital general Raymundo Abarca Alarcón.

En otro vehículo viajaban cinco adultos mayores, a quienes las altas temperaturas podían generarles complicaciones de salud.

Casi a las 13:30 horas, al punto llegaron mandos de la Policía Federal (PF), tras ellos por lo menos cuatro camionetas y 18 autobuses con la capacidad para trasladar 40 elementos antimotines cada uno.

Se estableció el dialogo entre los federales y manifestantes, los padres de familia advirtieron que en el lugar había niños, por lo que resultaría delicado que se actuara con violencia.

Los mandos policíacos ratificaron su respeto a la libertad de manifestación, pero aclararon que no podían permitir que se coartara el derecho al libre tránsito de los automovilistas.

Se acordó un término de diez minutos para discutir la liberación de la carretera, sin embargo el término de tiempo otorgado se sobrepasó por mucho.

Los padres de familia permitieron que pasaran a través del bloqueo dos ambulancias de la PF, luego de que se emitió la alerta de un enfermo en condiciones graves entre los autos varados.

A las 14:30, el contingente comenzó a desplazarse hacia la mancha urbana, despejando los carriles que van hacia el norte y caminando sobre los del sentido sur. 

Para las 15:15 horas, la vialidad estaba despejada, aunque la circulación se restableció lentamente, pues el personal de la PF, sector caminos se encargó  de cuidar que se suscitara un percance generado por las prisas.