Maestros sabían que subsecretario no asistiría a la reunión

Gervacio Hernández García, representante de la Comisión Política de la Costa Chica de la CETEG, denunció que otros dirigentes sabían que Luis Miranda  no estaría en Acapulco. 
El tramo carretero que va del Forum del Mundo Imperial al Aeropuerto internacional "Juan Álvarez", se encuentra cerrado en ambos sentidos.
El tramo carretero que va del Forum del Mundo Imperial al Aeropuerto internacional "Juan Álvarez", se encuentra cerrado en ambos sentidos. (Javier Trujillo)

Chilpancingo

El desalojo en el bulevar de Las Naciones fue consecuencia del “ocultamiento” de información entre dos grupos que se disputan el control político de la CETEG, la corriente disidente con mayor fuerza dentro de la sección XIV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

La tarde del miércoles, en pleno bloqueo de la Autopista del Sol, profesores que participaron en la protesta de Acapulco reprocharon que su secretario general los haya abandonado a su suerte, lo que generó las condiciones para que la Policía Federal (PF) actuara en su contra.

"Duele decirlo porque ya hay de por medio sangre derramada de compañeros, pero lo cierto es que entre nosotros hay un traidor y no sr vale", señaló una educadora que sostenía su brazo con una férula.

Los representantes de la región Montaña permitieron que la mujer terminara su discurso, después señalaron que los actos de supuesta traición serían ventilados en instancias internas.

Sin embargo, Gervacio Hernández García, representante de la Comisión Política de la Costa Chica, denunció que la tarde del martes hubo el ocultamiento de información que pudo evitar el desalojo instrumentado por la Policía Federal (PF).

Explicó que horas antes del desalojo, los dirigentes Antonia Morales, Manuel Salvador Rosas y Walter Emmanuel Añorve, de las regiones Centro, Costa Grande y Acapulco recibieron la información de voz del secretario general, Ramos Reyes Guerrero en el sentido de que Luis Enrique Miranda, subsecretario de Gobernación federal no llegaría a la mesa de diálogo concertada para la tarde del mismo día.

Aseveró que si la información proporcionada por el secretario general de la CETEG hubiera llegado a la base, el bloqueo se hubiera desactivado y la mesa de dialogo reagendada, sin embargo dicho reporte se ocultó y prolongó el cierre de la vialidad, lo que calentó los ánimos de manera innecesaria.

Asumió que los dirigentes señalados actuaron de forma deliberada, con la intención de dejar mal parado ante la base al dirigente Ramos Reyes, lo que los convierte en corresponsables de lo que sucedió cuando ya caía la noche.

Indicó que hay un interés muy claro de controlar políticamente a la CETEG, situación que ya generó diacrepancias internas que no se han dirimido adecuadamente.

"Lo más grave es que ese ánimo por asumir el liderazgo del movimiento provocó el ocultamiento de la información y expusieron la vida de nuestros compañeros, ahora ahí tenemos el resultado de dicha omisión", reprochó.

Ese grupo, aseguró que es el que ha traído para el movimiento a los grupos de anarquistas del Distrito Federal (DF), quienes solo han generado descrédito para el movimiento en favor de los 43 desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Incluso, mencionó que se tomó el acuerdo de entregar todos los vehículos arrebatados al gobierno estatal y federal porque ese grupo ha caído en el exceso de lucrar económicamente con las unidades, lo que las bases resolvieron ya no permitir.