CETEG protesta frente a edificio de PF en Chilpancingo

Reclaman la presentación con vida de 13 maestros que dicen desaparecieron tras el desalojo en Acapulco el pasado martes. Realizaron pintas en la comandancia.

Chilpancingo

Integrantes del magisterio disidente marcharon del centro de Chilpancingo hacia la comandancia regional de la Policía Federal (PF), ahí reclamaron la presentación de 13 profesores que aseguran, permanecen desaparecidos desde el desalojo del 24 de febrero.

Los maestros incorporados a la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) iniciaron su marcha en el centro de Chilpancingo, donde mantienen un plantón desde el pasado 8 de octubre.

Caminaron en dirección al sur de la capital del estado, avanzaron sobre las avenidas Miguel Alemán y Lázaro Cárdenas hasta llegar a la avenida de La Juventud, donde se ubica la comandancia regional de la PF.

Ahí, realizaron pintas en las paredes en las que reclaman justicia para el profesor Claudio Castillo Peña, quien falleció el miércoles pasado, a partir de los golpes que recibió durante el desalojo realizad por la corporación impugnada en el boulevard de las naciones.

También reprocharon el ataque sexual en contra de cuatro profesoras de las que se reservaron la identidad, pero que aseguran, fueron llevadas por la fuerza por parte de integrantes de la corporación.

Los maestros dieron unas cuantas patadas en el portón del estacionamiento, en tanto que realizaron pintas en las paredes y colgaron una manta en la que exigen justicia en la fachada principal.

Hasta ahí llegaron policías federales con equipo antimotín, lo que generó alerta entre los manifestantes, que se agruparon sobre la avenida de la Juventud.

Hubo un diálogo que contuvo una nueva confrontación, el comandante Espartaco explicó que su presencia se debía al reporte de que estaban ocasionando daños a las instalaciones, lo que fue refutado por los dirigentes de la CETEG, correspondientes todos a la región Centro.

Se pusieron de acuerdo, los uniformados se replegaron hacia las aceras, mientras los mentores retomaron la movilización y abandonaron el lugar cantando el himno "Venceremos".

En el trayecto los integrantes de la avanzada detectaron a dos hombres que les tomaban fotos, los interceptaron y estos no pudieron acreditar su condición de reporteros, por eso les despojaron de sus celulares y cámaras.

En la revisión detectaron que las memorias de las cámaras solo tenían imágenes con las caras de los líderes del magisterio, razón por las que destruyeron los archivos.

Los dejaron ir en la plaza central, pero les solicitaron que ya no volvieran a las protesta, pues en una segunda ocasión nadie garantizaría su integridad personal.