CETEG acuerda realizar manifestaciones sin violencia

El vocero de la comisión política, Walter Añorve, dijo que para los días 26 y 27 de septiembre, cuando se cumple un año de la desaparición de los normalistas, realizaran diversas marchas.
Los maestros acordaron hacer protestas de manera pacífica.
Los maestros acordaron hacer protestas de manera pacífica. (Javier Trujillo)

Acapulco

Durante el primer aniversario luctuoso por la agresión y la desaparición de 43 normalistas en el municipio de Iguala el pasado 26 y 27 de septiembre, los integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero aseguran que no habrá protestas violentas.

"Habrá reclamos bastante fuertes, una protesta con mucho coraje, con mucha indignación. Nosotros no actuamos de manera violenta, y volvemos a repetirlo, para nosotros fue el estado (responsable de la desaparición de los 43 normalistas) y tiene que resolver", señaló el vocero de la Ceteg región Acapulco-Coyuca, Walter Emanuel Añorve Rodriguez.

En entrevista, el vocero de la comisión política, Añorve Rodríguez, dijo que es un hecho que la PGR intento mandar como mensaje creando "chivos expiatorios", asumiendo que fue la delincuencia organizada quien atacó a los normalistas, pretendiendo con ello, quitar la responsabilidad del Estado y que esa versión ya no es sostenible, por lo que admiten los resultados del Grupo de Expertos Independientes.

Así a casi un año de la tragedia de Iguala "la respuesta de la PGR intento timarnos con esa verdad histórica, que construyeron y que por lo que resuelve el grupo de expertos ya nadie cree", dijo el vocero de los cetegistas.

Ante ello adelantó que el magisterio guerrerense seguirá con el respaldo total a los padres de familia, y durante el primer aniversario luctuoso el magisterio estatal va a estar presente de manera masiva.

"Seguimos exigiendo la presentación con vida de los 43 normalistas y justicia para los caídos los tres compañeros que fueron asesinados ese día, el muchacho del equipo de los Avispones, el chofer y una madre de familia que falleció.

"Y un compañero (Aldo Gutiérrez Solano) todavía en estado vegetativo, en coma y el pueblo clama justicia verdadera. No se puede tolerar otro evento de estos definitivamente, estamos hablando de una crisis humanitaria preocupante", señaló.