CETEG pide a SNTE no “montarse” en el movimiento

Carlos Botello Barrera, integrante de la Comisión Política de la CETEG, recordó que el Sindicato nunca se pronunció contra el contenido de la reforma educativa federal.

Chilpancingo

La dirigencia de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) reprochó que ahora la fracción institucional de la sección 14 del SNTE pretenda montarse en el movimiento contra la reforma educativa, cuando saben que ellos permitieron que se aprobara en el Congreso de la Unión y que se mantuvieron al margen de todas las protestas encaminadas a revertirla.

Carlos Botello Barrera, integrante de la Comisión Política de la CETEG, recordó que de manera abierta, nunca la dirigencia de la sección XIV del SNTE se pronunció contra el contenido de la reforma educativa federal, lejos de eso, desacreditó ampliamente a quienes se opusieron al frente de las protestas.

Ahora, cuando el gobierno de la Republica manda señales de que podría tomar en cuenta las voces de quienes están abiertamente en contra de las modificaciones al artículo tercero constitucional,  la fracción institucional también emite declaraciones en las que pide que se quite el carácter punitivo a la evaluación.

Dicha actitud, de acuerdo con Botello Barrera es una clara expresión de oportunismo, porque asumen un discurso supuestamente de inconformidad, cuando se han mantenido al margen de las protestas que en muchos casos, han representado persecución laboral y estigmatización social.

Aclaró que la crítica va dirigida contra los líderes del comité seccional, ya que los trabajadores de base, en los hechos sí han manifestado su oposición.

El que haya un cambio de discurso no es gratuito, pues de acuerdo con Botello Barrera, obedece a que los integrantes del comité seccional asumen que ya casi no tienen presencia entre las bases, por lo que difícilmente podrán mantenerse en el control de la estructura  sindical para un periodo más.

Indicó que el proceso de renovación de la sección XIV del SNTE ya está cerca, razón por la que los actuales dirigentes buscarán recuperar parte de la confianza que perdieron en las bases, pues nunca respaldaron la inconformidad de los trabajadores ante los efectos negativos de la reforma.