Anuncian paro en Chilpancingo para el miércoles

El secretario general de la CETEG dijo que la demanda principal de la marcha será la presentación con vida de los desaparecidos y castigo para los autores materiales e intelectuales de los crímenes.

Chilpancingo

La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) dio a conocer que participará en las movilizaciones convocadas para el 8 de octubre, con la intención de exigir la presentación con vida de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Ramos Reyes Guerrero, secretario general de la CETEG indicó que el miércoles se llevará a cabo una marcha plantón que iniciará en la estatua del caballito, ubicada en el lado norte de la ciudad.

El destino de la movilización lo definirán los padres de los 43 alumnos desaparecidos en Iguala, que desde hace diez días se mantienen en las instalaciones de la Normal Raúl Isidro Burgos.

Anticipó que la demanda central será la presentación con vida de los desaparecidos, además del castigo para los autores materiales e intelectuales de los crímenes cometidos la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre en Iguala.

"Ante el aberrante crimen que se ha vivido sabemos que hay un solo responsable y es el Estado en su conjunto; reprobamos también el montaje que han tramado para eludir su responsabilidad", destacó el líder del magisterio disidente.

La coordinadora declaró suspendido el diálogo con el gobierno estatal hasta que aparezcan los alumnos de primer y segundo grado de la Licenciatura en Educación, de lo contrario reclamarán la desaparición de poderes en la entidad.

Si para el miércoles no hay resultados de la búsqueda que realiza el gobierno estatal, la CETEG anunció que convocará al paro laboral indefinido en las siete regiones de la entidad.

Los profesores sostuvieron que lo ocurrido en Iguala no es un levantón del crimen organizado, tiene todas las características de una desaparición forzada, porque la detención la llevó a cabo una corporación policíaca.

El viernes 26 de septiembre, los estudiantes normalistas se trasladaban a bordo de tres autobuses, los agredidos iban a bordo del número tres.

Todos los ocupantes del autobús número tres fueron detenidos por la policía preventiva y hasta la fecha ninguno ha regresado, por esa razón, los maestros disidentes señalan que las autoridades no pueden deslindarse del asunto adjudicando el hecho al crimen organizado.