Desmiente muerte de presunta maestra en Acapulco

María del Carmen Cortéz del Río, madre de Nancy Carolina, aclaró que su hija falleció por otras causas y que ni siquiera era maestra. 

Acapulco

En redes sociales supuestos maestros de la CETEG y SUSPEG presentaron la esquela de Nancy Carolina Ayala Cortéz, como una víctima del desalojo que realizó la Policía Federal el pasado 24 de febrero en el bulevar de Las Naciones.

Lo anterior indignó a María del Carmen Cortez del Rio, madre de la joven fallecida por causas ajenas a las señaladas en las redes sociales por presuntos docentes y trabajadores del estado.

En un tuit, una persona que se hace llamar “@TuiteraMx”, publica “Fallece maestra Caronlina víctima de golpiza en #Acapulco”, debajo del mensaje aparece la esquela con el nombre de la joven de 22 años Nancy Carolina Ayala Cortéz, y la invitación a una misa de novenario por su muerte.

Ese mismo mensaje fue retuiteado 59 ocasiones con diversos comentarios. Que van desde “otro asesinato”, hasta “Es una miserable realidad. Guerrero y Acapulco. Lugares sin gobierno, sin ley, sin respeto a la vida y a la muerte. Lamentable!!!”, escribió Luzma Sánchez Rovirosa.

La profesora retirada del servicio educativo desde hace más de 12 meses, reclamó que la esquela de su hija, haya sido utilizada para denigrar su integridad y sobre todo para sacar provecho en la confronta con el gobierno.

“Vi un mensaje por la mañana donde me decían que la esquela (de Nancy Carolina Ayala) que se subió para invitar a familiares y amigos a la misa de tu hija, está siendo utilizada por gente de la CETEG y una persona llamada Susy Flores Parra, diciendo que tu hija fue golpeada por federales.

“Más tarde me envían otro mensaje, me dicen no te sientas más mal de lo que ya estas, también subieron otro mensaje firmado por anónimos que dice que tu hija fue violada y golpeada brutalmente por elementos federales”, explicó con impotencia, María del Carmen Cortéz del Río.

En entrevista con MILENIO detalló que su hija Nancy Carolina de apenas 22 años, no era maestra, que había estudiado gastronomía y que nunca estuvo el 24 de febrero en las inmediaciones del bulevar de Las Naciones, durante el enfrentamiento entre maestros de la CETEG y agentes federales.

Indignada condenó a todos aquellos maestros que utilizaron la esquela de su hija con fotografía para señalar que había sido golpeada y violada el pasado 24 de febrero por agentes de la Policía Federal.

La también maestra subrayó que “a su hija jamás la tocó un agente de la Policía Federal” y reconoce que fue una sorpresa que le causo una profunda tristeza por lo que ocurrió con su hija.

Advirtió que recurrirá ante las instancias ministeriales para buscar una explicación por el uso indebido de la esquela y la muerte de su hija.

Reveló que su hija fue internada el 27 de febrero en la noche y murió el 28 del mismo mes en un hospital privado.

Dice que falleció a consecuencia de un accidente doméstico, y pruebas de ello tienen los médicos que la atendieron y el personal del Servicio Médico Forense que expidió el acta de defunción, señaló.