Fiscalía de Guerrero no hará detenciones hasta identificar a agresores

El fiscal del estado, Miguel Ángel Godínez, dijo que analizarán videos y fotografías para identificar a quienes causaron daños en la Secretaría de Educación y el Congreso.
Normalistas y policías se enfrentaron en Chilpancingo.
Normalistas y policías se enfrentaron en Chilpancingo. (Rogelio Agustín Esteban)

Ciudad de México

El fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, dijo que no detendrán a nadie por los actos vandálicos en el Congreso y la Secretaría de Educación del estado hasta no tener identificados a los agresores, para evitar que las detenciones sean tomadas como represión.

“Cualquier detención que yo haga se puede malinterpretar en una represión, tengo que tener todas las pruebas para hacer detenciones contra las personas que ayer causaron destrozos en la Secretaría de Educación”, dijo en entrevista con Adela Micha, para Grupo Imagen.

El funcionario estatal dijo que tienen videos y fotografías de las personas que participaron en los actos vandálicos contra la Secretaría de Educación, sin embargo será hasta que identifiquen a los agresores que harán las detenciones.

Agregó que están siendo muy cuidadosos en todos los temas que están surgiendo en la entidad, “estamos viviendo unos momentos de que debemos ponernos del lado del ciudadano” para no crear más conflictos.

El fiscal adelantó que entre hoy o mañana se reunirá con los dirigentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero para llegar a un acuerdo y evitar más destrozos.

Policías antimotines utilizaron ayer gas lacrimógeno para desalojar de las oficinas centrales de la Secretaría de Educación estatal a egresados de diferentes normales públicas, quienes protestaban por el incumplimiento de acuerdos firmados por el titular de la dependencia estatal, Salvador Martínez della Rocca.

Alrededor de las 12 horas, integrantes de Resistencia Normalista Guerrerense, que aglutina a profesores de nueve normales públicas de la entidad, llegaron a las oficinas de la secretaría para tomarlas bajo su control, desalojaron a los trabajadores y, una vez instalados en el lugar, lanzaron bombas molotov contra las paredes e interiores del lugar, lo que generó un incendio parcial en varias oficinas.

Los manifestantes quebraron cristales, arremetieron contra el mobiliario y el equipo de cómputo y realizaron pintas contra el actual secretario de Educación.