CETEG y burócratas bloquean instalaciones de Pemex

Los maestros cerraron los accesos al centro de almacenamiento de Pemex en Acapulco formando una valla que no permitía el paso.

Acapulco

Durante más de tres horas un centenar de docentes agrupados en el Suspeg, CETEG y el líder del PRD, tomaron pacíficamente y realizaron un mitin de protesta en los accesos al centro de almacenamiento de Pemex en Acapulco.

Lo anterior al filo de las 11 horas cuando un centenar de docentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), y el dirigente del PRD en Acapulco, Isaías Arellano, formaron una valla humana frente a los principales accesos de la planta almacenadora de Pemex.

El almacén de Petróleos mexicanos se encuentra ubicado a un costado de la Carretera Escénica, “Clemente Mejía”, que une al Acapulco Dorado con la zona Diamante, donde no permitieron ni la entrada ni la salida de las unidades.

Aunque las pipas de combustible de la empresa paraestatal lograron ingresar a la planta donde se almacena el combustible sin ningún problema por otro de los accesos, que está junto a la protesta de los maestros.

“El objetivo de esta protesta es el siguiente, seguir tratando de abrogar la reforma al (artículo) tercero constitucional, la reforma educativa que es lesiva como la reforma petrolera.

“Cuando aún pertenecía, la riqueza de Pemex, pues era más ahora que la tendrá que compartir con las empresas transnacionales, será menos y bueno estamos en plena crisis económica de la nación, auguramos de que la reforma educativa va a dar al traste con el empobrecimiento de los fondos que la puedan enriquecer”, dijo Román Meynardo López  Pachuca, ex vocero de la CETEG.

Así durante más de tres horas estuvieron lanzando consignas y reiteraron que la toma de las instalaciones era pacífica y con motivo de un aniversario más de la expropiación petrolera, dijo el docente cetegistas, José Juan Flores García, durante la entrevista en la protesta.

Antes de que llegaran los manifestantes el personal de la planta de almacenamiento de Pemex, cerraron las puertas con cadenas y candados, para de esa forma evitar que trataran de ingresar a las instalaciones.