Buscan apicultores de Tabasco duplicar producción anual de miel

Pese a las 280 toneladas anuales de miel, la producción en Tabasco no satisface la demanda local.
Archivo Milenio
(Notimex)

Villahermosa Centro

La meta de los apicultores en el estado es duplicar la producción actual de 280 toneladas anuales de miel hacia 2015, con la introducción de nuevas zonas de colmenas en la región costera.

El presidente del Instituto de investigación y Transferencia de Tecnología Agroapícola de Tabasco, Ramón de la Peña Marshall, mencionó que la entidad está en el lugar 26 del país y último de la región peninsular.

En entrevista con Notimex, precisó que en Tabasco existen unas nueve mil colmenas, pero es apenas el 10 por ciento de las que tiene Quintana Roo, que a su vez está detrás de Chiapas, Yucatán y Campeche, con 100 mil, 120 mil y 130 mil, respectivamente.

Explicó que después de las inundaciones de 2007, que redujeron a la mitad el inventario de colmenas, en la actualidad se está al nivel de antes de esas anegaciones.

Resaltó que los planes de crecimiento se basan en la capacitación de más productores -de unos 320 actualmente-, a fin de ampliar las zonas de producción, que están en Huimanguillo por los cítricos, en la sierra por la floración natural y en la zona Balancán-Tenosique.

Sin embargo, apuntó que el área a explotar es la costera en Centla y Paraíso, por el mangle.

De la Peña Marshall refirió que la abeja en Tabasco es un híbrido, pues se traen europeas, pero después se africanizan.

La diferencia entre la africana pura y la europea, explicó, no es su producción, pues es similar, sino su comportamiento, pues la primera es muy defensiva y resistente a enfermedades, mientras la otra es dócil y proclive a enfermarse por la humedad existente.

A su vez, comentó que en el campo tabasqueño se busca que los jóvenes vean que la producción de miel es rentable porque se obtienen otros productos como el propoleo, la jalea, la apitoxina y la cera, que pueden transformarse y obtener mejor precio que la miel.

Incluso, refirió que la apitoxina ?el veneno de las abjeas- tiene un mercado internacional para cremas y ungüentos en dolores reumáticos, por lo cual médicos pueden aplicar ahora inyecciones con mayor seguridad para tratamientos.

Pese a las 280 toneladas anuales de miel, dijo que la producción en Tabasco no satisface la demanda local, por lo cual entran otros productos de diversas entidades, aunque a veces de mala calidad.

"No de la miel, sino por los malos hábitos de la cosecha o por la maliciosa adulteración, y más que un problema para los apicultores locales, es de salud pública que tiene que ver con la Cofepris y la Profeco", expuso.

En cuanto a la comercialización, de la Peña Marshall indicó que hay incursiones en supermercados, pero se cae en el problema del pago tardío y cláusulas "leoninas" de penalidades por estándares de surtimiento.

"Nuestros productores no cuentan con una línea de apoyo económico para sostenerse y por eso se han retirado y se encuentran en pequeñas tiendas de barrios o colonias. La ventaja de la miel es que la gente la compra en las casas y sabe que es de buena calidad".

Señaló que para el próximo año existe el ofrecimiento de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Forestal y Pesca (Sedafop) del estado, de un programa más agresivo de apoyo a colmenas establecidas.

Por lo tanto, expuso que se capacitará hasta marzo de 2014 a unos 300 apicultores en la zona costera "y cuando lleguen los programas tengan su constancia de apicultores, de que pasaron nuestros estándares y recibir los beneficios".

Añadió que por eso se realizó el Primer Simposium Técnico Científico de Transferencia de Tecnología, donde se capacita a productores para que regresen a sus comunidades con un aprendizaje real e integral, lo cual se efectuará cada año.

El presidente del instituto agroapícola detalló que entre los productos derivados de la miel se encuentran refrescantes faciales, crema para arrugas, reafirmante de apitoxinas, shampoo, jabones con propóleo, así como expectorantes y refrescantes para garganta.

Indicó que estudios científicos muestran que el propoleo puede servir como micótico o antibacterial y en Chiapas hay un tratamiento en animales para acelerar y mejorar la cicatrización.

"En confitería hay palanquetas, caramelos, fruta con miel, depende de la imaginación", puntualizó.