Botean en la Autipista del Sol padres de desaparecidos

Confiaron en que las cartas que entregaron al nuncio Christope Pierre lleguen al Papa Francisco I.  Llamaron a autoridades estatales y de la federación para que cuanto antes ubique a los jóvenes.

Chilpancingo

Previo a la noche buena, padres de 42 desaparecidos realizaron un boteo en la Autopista del Sol, confían en que las cartas que enviaron al Papa Francisco I llegarán a su destino, que en consecuencia él sumo pontífice aceptará recibirlos en 2015.

La actividad comenzó pasado el mediodía del martes 23 de diciembre, primero fueron 50 personas, entre padres de familia y estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa las que llegaron hasta la caseta y procedieron a inhabilitar los módulos de cobro.

Acto seguido, se colocaron a unos pasos de la garita y comenzaron a solicitar el respaldo económico de los automovilistas.

Mostraron mantas y pancartas para acreditar la legitimidad de sus banderas, posteriormente, casi a las 14:00 llegaron tres autobuses más, con jóvenes que se sumaron a la protesta.

Permanecieron en el lugar aproximadamente tres horas, llamaron a las autoridades del estado y la federación para que cuanto antes ubique a los desaparecidos y los regresen con vida, ya que eso desmantelaría el movimiento social que actualmente prevalece en la entidad.

Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM), Tlachinollan, señaló que la presencia de la jerarquía católica en su más alto nivel, la jornada del lunes en la Normal Rural representó la oportunidad para solicitar al Papa la intervención en el caso.

"Los padres asumen que fue el Estado el que se los llevó porque fueron policías los que intervinieron en los hechos del 26 de septiembre, en consecuencia, son autoridades quienes tienen conocimiento puntual de lo que sucedió, de ahí que hayan pedido a la iglesia que intercede a favor de sus hijos", refirió.

Indicó que la mañana del lunes en Tixtla, los padres de los desaparecidos dijeron al nuncio apostólico, Cristophe Pierre que no habrá paz en Guerrero, mientras sus hijos no aparezcan, ya que la estabilidad social y política de la entidad pasa por la presentación con vida de los desaparecidos.

Barrera Hernández explicó que los padres esperan que en su mensaje de navidad, el Papa Francisco pueda orar por los 42 jóvenes que aún no aparecen, que mande un mensaje a las autoridades mexicanas para que cumplan con su deber.

Los jefes de familia confían en que el Papa aceptará recibirlos en 2015, lo que de entrada representará un llamado de atención importante para los tres niveles de gobierno vigentes en México.

Aunque añadió que lo ideal es que los normalistas aparezcan cuanto antes.