Bloquean comunitarios carretera Chilpancingo-Tlapa

Los policías cubiertos del rostro y armados mostraron mantas con las que anuncian que se han incorporado completamente a la lucha por la presentación con vida de los 43 normalistas.

Chilpancingo

Policías comunitarios bloquearon durante más de 12 horas la carretera federal Chilpancingo-Tlapa para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas rurales de Ayotzinapa, quienes fueron desaparecidos en Iguala de la independencia la noche del 26 de septiembre.

Desde las 07:00 horas del martes, los integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) se instalaron en los cruceros que permiten la comunicación entre los municipios de Chilpancingo, Tixtla, Chilapa, Tlapa y la parte alta de la región Montaña.

También cerraron el paso hacia las comunidades de Atliaca, Acatempa, Omeapa, Tecolcintla, Zacatzonapan y El Troncón, entre otros.

Armados y cubiertos del rostro, los policías comunitarios mostraron mantas con las que anuncian que se han incorporado completamente a la lucha por la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa desparecidos en Iguala de la Independencia.

De inmediato, cientos de automóviles particulares, unidades de pasajeros y camiones de carga quedaron varados sobre la vía federal, lo que generó numerosas discusiones entre manifestantes y afectados.

Después de las 10 de la mañana, en el arco principal de Tixtla inició una marcha con la que padres de familia, estudiantes y organizaciones sociales se trasladaron hacia la plaza central para exigir el encarcelamiento del ex presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca Velásquez, además del juicio político contra el gobernador Ángel Aguirre Rivero.

Las unidades del transporte público que llegaban de Chilpancingo y Chilapa de inmediato recompusieron sus rutas, para efecto de mantener a salvo la comunicación entre los habitantes de las poblaciones afectadas.

Largas filas de usuarios se formaron sobre la cinta asfáltica, lo que palió un poco la inconformidad contra la medida de presión.

Dentro de la cabecera municipal y en las instalaciones de la Normal Rural la actividad fue intensa, durante la tarde recibieron al rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán llevó al menos siete camionetas con varias toneladas de víveres para respaldar al movimiento.

Caía la noche y todos los accesos a Tixtla se mantenían cerrados, no se tenía el reporte de incidentes entre los integrantes de la CRAC y los automovilistas varados, aunque la molestia entre los afectados era evidente.