"Blindan" QR contra el mosco transmisor del chikunguña

Autoridades sanitarias vigilan a extranjeros que ingresan al aeropuerto de Cancún.

Cancún

La Secretaría de Salud de Quintana Roo tendió una barrera con más de mil ovitrampas en terminales marítimas, aeropuertos y carreteras, en la frontera con Belice, para cerrar el paso al virus de chikunguña, que se propaga en el Caribe y Centroamérica mediante el mosquito Aedes aegypti.

La fiebre chikunguña es parecido al dengue, lo que dificulta su diagnóstico. No es curable, y el tratamiento se limita al alivio de síntomas, fiebre, erupciones cutáneas, severos dolores musculares, articulares y de cabeza.

Pese a que pocas veces causa la muerte, salvo en ancianos, sus consecuencias prevalecen largas temporadas de meses o años.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) difundió un informe que advierte la existencia de 354 mil casos confirmados o sospechosos en otros países del Caribe, hasta el 11 de julio.

El doctor Ortegón Pacheco explicó que el virus es transmitido por el mosquito Aedes aegypti y expuso que la cortina sanitaria cubre todas las aristas epidemiológicas y entomológicas en puntos considerados vulnerables por el tránsito de viajeros foráneos.

En el Aeropuerto Internacional de Cancún además de 340 ovitrampas para detectar el mosquito, se realizan estudios para impedir su acceso y propagación local, igual en los aeropuertos de Cozumel y Chetumal y terminales marítimas y accesos de Belice y países de Centroamérica.

Con apoyo de expertos de Sanidad Internacional, se checan llegadas de transportes del extranjero para buscar, antes del descenso del pasaje, viajeros con síntomas.